Noticias

EL PERÚ ES UN PAÍS LIBRE DE MENTIRAS Y FRAUDES CONTRARIO A LO QUE DICEN LAS FEMINISTAS

EL PERÚ NO ES UN PAÍS DE VIOLADORES


Un miserable, un sujeto despreciable y que ha de pasar las próximas dos décadas, por lo menos, en la cárcel, violó a la joven mujer que llegó hasta su casa como voluntaria para censarlo.

Es decir la joven, que voluntariamente realizaba esta labor cívica, llegó a servirlo, y este fue el pago que esta bestia libidinosa le dio.

Hasta ahí la dura realidad. Un acto condenable desde todo punto de vista y que ha indignado a la sociedad peruana. Pero un acto aislado. El acto solitario de un delincuente.

Sin embargo, en forma inmediata la facción feminista de la progresía nacional, siempre llevando agua para sus molinos y sembrando el odio, lanzó la desafortunada frase “Perú país de violadores” y cientos de tontos útiles, llevados por la sensiblería y la memez más imperdonable, la empezaron a viralizar en las redes sociales. Es decir, un enfermo sexual viola a una mujer y las feministas, esas mujeres  que odian ser mujeres y que a la vez odian a los hombres, una vez más generalizando la mentira y la calumnia sueltan esa lamentable etiqueta. 

Lamento informarles que el Perú es un país de gente emprendedora, honesta y trabajadora, mayoritariamente católica, con valores y principios, una mayoría a la que como en muchos países del mundo, le ha tocado convivir con una minoría de delincuentes y depravados que son capaces de realizar ese tipo de actos. Esto claro que irá en aumento en la medida que se sigan implantando conceptos e ideologías progresistas y se siga renunciando a los valores de la cristiandad.

No podemos permitir que se siga sembrando el odio. Que se siga tratando de corromper a nuestras mujeres para enfrentarlas con el hombre, para destruir la familia, el feminismo es una lacra ideológica y social que hay que combatir y exterminar.

En los últimos día se ha venido repitiendo la monserga que Lima es la quinta ciudad en el mundo más peligrosa para las mujeres. Sin embargo nadie ha mostrado el estudio en el cual se basa esa afirmación. Sólo se da por sentado que es así. La típica estrategia progre. Se nos quiere hacer creer que esa es una verdad científica, para luego imponer sus conceptos e ideas. Pero basta el más elemental sentido común para darse cuenta que esa estadística es falsa.

O nos van a hacer creer que Lima es más peligrosa para las mujeres que la mayoría de lugares donde salvajemente se les mutila genitalmente. O que la mayoría de ciudades del oriente donde existe la más impune trata de personas y la esclavitud sexual. O que la mayoría de lugares del mundo musulmán donde son poco menos que ganado o esclavas. O que la mayoría de lugares controlados por el narcotráfico, donde las mujeres se convierten en una mercancía más.

No es así, no podemos caer en su juego. Todas sus cifras sobre aborto, violencia doméstica y ahora peligro para las mujeres son fraguadas, manipuladas, tergiversadas para hacernos entrar en su juego y convalidar majaderías como el “feminicidio” o la necesidad de legalizar el aborto. Todo esto siempre sobre datos falsos y la más perversa manipulación de la verdad.

Que quede claro entonces. ¡El Perú no es un país de violadores!

Publicado en: Artículos
Fecha: 2017-10-28