Inicio Derechos Humanos FALLO DEL TRIBUNAL SUPREMO DE ALABAMA HA MARCADO UN GRAN HITO: LOS...

FALLO DEL TRIBUNAL SUPREMO DE ALABAMA HA MARCADO UN GRAN HITO: LOS NIÑOS POR NACER SEAN FIV O NO SON «NIÑOS»

241

El fallo del Tribunal Supremo de Alabama podría tener consecuencias en todo Estados Unidos, elevando el debate sobre los mal llamados «derechos reproductivos» y la disponibilidad de la fertilización in vitro


Redacción por InfoCatólica – infocatolica.com


El Tribunal Supremo (Corte Suprema) de Alabama en los Estados Unidos ha dictaminado que los embriones humanos congelados constituyen niños según la ley estatal, una decisión que podría tener amplias repercusiones en la fertilización in vitro (FIV) y otras cuestiones médicas.

En su fallo de 8 contra 1, el tribunal compuesto por nueve jueces declaró que la «Ley de Muerte Injusta de un Menor» del estado es «amplia e incondicional», y que sus disposiciones se extienden «a todos los niños no nacidos, independientemente de su ubicación».

Esta Ley «se aplica a todos los niños, nacidos y no nacidos, sin limitación. No es función de este tribunal establecer una nueva limitación basada en nuestra propia visión de lo que es o no es una política pública sabia. Esto es especialmente cierto cuando, como en este caso, el pueblo de este Estado ha adoptado una enmienda constitucional dirigida directamente a impedir que los tribunales excluyan la ‘vida no nacida’ de la protección legal», señaló el tribunal.

La decisión, la primera de su tipo, se produce en un momento en que al menos 11 estados han definido ampliamente la «personalidad» desde la fertilización en sus leyes estatales, según el grupo de derechos reproductivos Pregnancy Justice, y los estados de todo el país consideran restricciones adicionales sobre el aborto y la reproducción, elevando el tema de cara a las elecciones de 2024.

A nivel federal, la Corte Suprema de Estados Unidos decidirá este término si limita el acceso a un medicamento abortivo, la primera vez que el alto tribunal se pronunciará sobre el tema desde que anuló el caso Roe v. Wade en 2022.

El caso de Alabama se centró en si un paciente que accidentalmente dejó caer y destruyó embriones congelados de otras parejas podría ser responsable en una demanda por muerte injusta.

El tribunal dictaminó que el paciente podría serlo, escribiendo que había sostenido desde hace tiempo que los «niños por nacer son ‘niños’» y que eso también era cierto para los embriones congelados, otorgando a los óvulos fertilizados la misma protección que a los bebés bajo la Ley de Muerte Injusta de un Menor.

«Se aplica a todos los niños, nacidos y no nacidos, sin limitación», escribió el tribunal. «No es el papel de este Tribunal crear una nueva limitación basada en nuestra propia visión de lo que es o no es una política pública sabia. Esto es especialmente cierto donde, como aquí, el Pueblo de este Estado ha adoptado una enmienda Constitucional dirigida directamente a evitar que los tribunales excluyan a la ‘vida no nacida’ de la protección legal», agregó.

La decisión anuló una decisión de un tribunal inferior que desestimó la demanda porque decía que los embriones no encajaban en la definición de un niño.

Los votantes de Alabama aprobaron en 2018 una enmienda constitucional estatal que afirma «la santidad de la vida no nacida y los derechos de los niños no nacidos», mientras que en 2019 el estado promulgó una prohibición casi total de los abortos, que entró en pleno vigor con la revocación del histórico fallo proaborto Roe v. Wade, en 2022.

El fallo de la Corte Suprema de Alabama se produjo después de una demanda presentada por varios padres cuyos embriones congelados habían sido destruidos accidentalmente en una clínica de fertilidad. Los demandantes argumentaron que la eliminación de esas vidas debía ser abarcada bajo la Ley de Muerte Injusta de un Menor del estado.

En la decisión citada por los jueces, se mencionaron, en parte, fragmentos de la Biblia, incluidos pasajes del Génesis, que afirman la santidad de la vida humana, así como comentarios de Santo Tomás de Aquino y Juan Calvino, teólogo promotor de la doctrina protestante conocida como «calvinismo».