Inicio Derechos Humanos ALARMANTE ESTADÍSTICA REVELA QUE EL ABORTO QUÍMICO NO SOLO MATA AL CONCEBIDO,...

ALARMANTE ESTADÍSTICA REVELA QUE EL ABORTO QUÍMICO NO SOLO MATA AL CONCEBIDO, SINO QUE TAMBIÉN PONE EN RIESGO LA VIDA DE LAS MADRES

814

Debido a las imprudentes acciones de la FDA, la tasa de visitas a urgencias relacionadas con fármacos abortivos ha aumentado más de un 500% en los últimos 15 años.


Redacción por InfoCatólica – infocatolica.com


Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), una de cada 25 mujeres que se someten a un aborto químico acaba en urgencias. La FDA puso imprudentemente en peligro la salud de las mujeres al eliminar las normas de seguridad que antes proporcionaba a las mujeres que utilizaban fármacos abortivos. El Tribunal Supremo de EE.UU. se ha hecho cargo de un caso que cuestiona las acciones de la FDA, y el resultado determinará si la FDA tendrá que rendir cuentas por la eliminación de las normas de seguridad que originalmente consideró necesarias para garantizar la salud y la seguridad de las mujeres y niñas que utilizan medicamentos abortivos. 

El Tribunal Supremo de Estados Unidos escuchará los alegatos orales el 26 de marzo en el caso de la Administración de Alimentos y Medicamentos contra la Alianza para la Medicina Hipocrática en un recurso para anular una decisión del Quinto Circuito en la que el tribunal no retiró el fármaco del mercado como había dictaminado el Tribunal de Distrito, sino que restableció la normativa anterior que exigía que el fármaco fuera dispensado directamente a la paciente por un proveedor de abortos certificado y que se exigieran varias visitas en persona con el proveedor de abortos tanto antes como después del aborto. Las mujeres deben contar con la atención continua de un médico cuando toman medicamentos de alto riesgo, y la FDA traicionó a las mujeres y a las niñas cuando eliminó las necesarias visitas médicas en persona que protegían la salud y el bienestar de las mujeres.

En 2000, la FDA aprobó el uso de fármacos abortivos químicos con varias normas de seguridad que incluían tres visitas médicas en persona para comprobar si había embarazo ectópico, hemorragias graves e infecciones potencialmente mortales. Exigía a los médicos que prescribieran los fármacos a mujeres embarazadas de siete semanas o menos de gestación y aplicaba requisitos de notificación de complicaciones graves. Después de 16 años de exigir normas de seguridad críticas, la FDA las eliminó de manera atroz sin evaluar suficientemente el impacto en la salud de las mujeres. En 2021, la FDA abandonó las visitas en persona a la consulta, reconociendo que las mujeres perjudicadas por estos medicamentos tendrían que recurrir a las abarrotadas salas de urgencias y admitiendo que los estudios utilizados para justificar la decisión «no eran adecuados».

Los médicos a favor de las mujeres han sido testigos directos del daño causado a mujeres y niñas por las imprudentes acciones de la FDA. Sin un examen médico, no se puede determinar la edad gestacional ni los embarazos ectópicos potencialmente mortales. Debido a las imprudentes acciones de la FDA, la tasa de visitas a urgencias relacionadas con fármacos abortivos ha aumentado más de un 500% en los últimos 15 años.  A las mujeres y niñas se les venden fármacos abortivos químicos con la promesa de que los efectos serán similares a los de una menstruación abundante, pero los efectos denunciados incluyen semanas de sangrado abundante, calambres insoportables, náuseas y partos de bebés vivos y muertos en casa. Una mujer dijo: «No me dijeron que vería sus ojos y sus dedos. No me dijeron que sostendría a mi bebé muerto». A las mujeres y niñas tampoco se les dice que experimentarán el parto sin la ayuda de un médico, con fuertes dolores y hemorragias excesivas, mientras sufren solas en sus cuartos de baño, que se han convertido en sus clínicas abortivas caseras.

Aunque en este caso no se trata del aborto, sino de la salud y la seguridad de la madre, las políticas actuales de la FDA también violan los derechos de conciencia al obligar a los médicos de urgencias a terminar en casa los abortos iniciados con fármacos abortivos. La ley federal exige que los médicos de los hospitales financiados por Medicare estabilicen a las pacientes de urgencias, lo que incluye a las mujeres que sufren un aborto químico incompleto y complicaciones derivadas del traumatismo. Debido a que la FDA ha descuidado su deber de proteger la salud y la seguridad de las mujeres embarazadas, las visitas a urgencias son frecuentes, lo que obliga a los médicos de urgencias a terminar de abortar a los bebés no nacidos con el corazón latiendo. Esto sólo ayuda a las compañías farmacéuticas y a la multimillonaria industria del aborto, mientras traiciona a las mujeres, a las niñas y a los médicos provida. 

En Carolina del Norte, el 66% de los abortos son inducidos químicamente. Afortunadamente, el año pasado se aprobó la ley SB 20 de Carolina del Norte, la «Ley de Atención a Mujeres, Niños y Familias», que exige que las mujeres sean examinadas por un médico antes de que se les prescriban fármacos abortivos químicos para protegerlas de actores deshonestos que buscan beneficiarse financiera y políticamente. La organización hermana de NC Values Coalition, Institute for Faith & Family, presentó un Amicus Brief en este caso junto con Alliance Defending Freedom, y estaremos allí en el Tribunal Supremo para escuchar los argumentos orales.

Mujeres y niñas de todo el país han sufrido complicaciones graves, incluso mortales, debido a las acciones ilegales de la FDA. Aunque no existe el aborto químico seguro (siempre se quita una vida), la FDA debe rendir cuentas por violar su deber de proteger a las mujeres y las niñas. Esperemos que el Tribunal Supremo confirme la decisión del Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito y haga precisamente eso.