Inicio Derechos Humanos VIDA DE BEBÉS POLACOS CADA VEZ MÁS EN PELIGRO

VIDA DE BEBÉS POLACOS CADA VEZ MÁS EN PELIGRO

56

En plena ofensiva abortista del gobierno polaco, el Grupo de Expertos en bioética de la Conferencia Episcopal de Polonia sobre Bioética, ha señalado que las píldoras del día después, de las que falsamente se dice que son anticoncepción de emergencia, suponen la aceptación de la destrucción de una vida.


Redacción por InfoCatólica – infocatolica.com


Ante el anuncio del gobierno de permitir el acceso a las píldoras del día después a mujeres a partir de los 15 años sin receta (y con receta para menores), el Grupo de Expertos de la Conferencia Episcopal Polaca sobre Bioética ha publicado una declaración expresando su oposición hacia tal medida. El texto aborda tanto cuestiones estrictamente médicas como éticas. El grupo destaca la acción abortiva de los medicamentos actualmente disponibles en el mercado y su impacto potencialmente perjudicial en la salud de las mujeres.

En el documento se aborda la acción de dos fármacos. Estos son levonorgestrel (un equivalente sintético de la progesterona, disponible en Polonia como el preparado «Escapelle» o «Livopill») y ulipristal (una sustancia que inhibe la acción de la progesterona, disponible en Polonia como el preparado «ellaOne»). Aunque muestran cierta acción anticonceptiva al retrasar la ovulación, su acción fundamental radica en impedir la implantación efectiva del embrión en el útero en caso de que ocurra la ovulación y la fertilización. Desde un punto de vista ético, esto se considera una acción abortiva, ya que conduce a la destrucción de un ser humano ya existente.

Los expertos señalan una preocupación particular y objeción hacia la disponibilidad de estos preparados para personas menores de edad, cuyo sistema hormonal aún no está completamente desarrollado, especialmente porque ninguno de estos preparados ha sido adecuadamente estudiado en términos de su impacto en mujeres menores de 16 años.

En la declaración se señala que «el uso de las píldoras ‘post’ contribuye a considerar el embarazo como un problema que debe abordarse con todos los medios disponibles, incluido el aborto. Como resultado, disminuye el respeto por la vida humana y aumenta la aceptabilidad de los procedimientos médicos relacionados con su destrucción». «Desde el punto de vista ético, el uso de tales métodos es inmoral, ya que implica la aceptación de la destrucción de la vida de una persona específica», enfatiza el comunicado.