Inicio Derechos Humanos PELIGROSO: CUIDADO CON EL CENTRO NACIONAL DE PLANEAMIENTO ESTRATÉGICO»CEPLAN»

PELIGROSO: CUIDADO CON EL CENTRO NACIONAL DE PLANEAMIENTO ESTRATÉGICO»CEPLAN»

241

Comentario de la ONG Católica “Sin Componenda”

Perú aporta millones de millones para que sea invadido por el pensamiento o imperio ideológico del NOM y su Agenda 2030.

O existen topos de organismos internacionales o son una tira de ignorantes que se someten a la Agenda 2030 con metas de desarrollo sostenible que no cuaja en el Perú.

Redacción expreso.com.pe

El reemplazo de los planes de desarrollo nacionales por los de la ONU se consolidó un año después. En noviembre de 2023, el Centro Nacional de Planeamiento Estratégico- CEPLAN publica el Plan Estratégico Nacional al 2050 (PEDN) en donde ahora la meta prioritaria es trabajar en los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la ONU.

En la página 16 del Resumen ejecutivo del Plan se señala que “el PEDN al 2050 es el principal instrumento de gestión para la implementación en el Perú de la Agenda 2030, sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y metas respectivas. Mediante este plan estratégico, el país define su contribución al logro de los ODS, en armonía con los Objetivos Nacionales, sus objetivos específicos y sus acciones estratégicas.

Asimismo, el PEDN al 2050 orienta la formulación y actualización de las políticas y los planes en todos los niveles del Gobierno. De esta manera, la Agenda 2030 es integrada a los instrumentos de planificación, políticas, estrategias y marcos financieros nacionales”.

Sobre el Informe Nacional Voluntario (INV) – Perú 2024 de la ONU

El INV 2024 afirma que los indicadores de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) muestran mejorías, pero las cifras duras de pobreza, empleo, PBI per cápita, entre otros, muestran exactamente lo contrario. Lo que llaman avances o mejorías es la incorporación de sus ideas y metas en los planes nacionales.

El análisis de cada uno de los ODS es superficial. Y los retos que plantean son “soluciones” casi siempre con intervención del Estado. Por ejemplo, hay hambre, pero tenemos Qali Warma, hay pobreza, pero tenemos programa JUNTOS, etc. No indica a cuántas personas llegan esos programas ni su proporción respecto del número total de afectados, por ejemplo, por el hambre porque de esa manera se vería cuán limitado es su impacto real.

Hay cifras que pretenden graficar un escenario bueno, pero que no soportarían mayor análisis si es que se revisaran a profundidad. Por ejemplo, el INV dice que se ha implementado un 100% de asistencia a las mujeres que presentaron denuncias en los Centros de Emergencia Mujer, pero ese 100% es un porcentaje mínimo de población. O mencionan que en el Portal siseve.pe, entre 2013 y 2024, hay 72,714 casos de denuncias de violencia escolar pero no específica cuántas de estas son desestimadas o atendidas efectivamente.

Desde el ODS 11 – Ciudades y comunidades sostenibles en adelante, los informes de la situación y acción del gobierno son aún más superficiales que los anteriores ya que no corresponden con las necesidades de la población. Han puesto un discurso forzado y muy escueto. No hay un análisis real ni objetivos de algún plan de acción. Solo buenos deseos que deberían ser gestionados por algún programa estatal.

En cuanto a financiación, indica que el gobierno peruano ha aportado 250 millones de soles durante el 2023 para la implementación de la Agenda 2030 en Perú. Y durante el mismo año la cooperación Internacional ingresó un monto de 490 millones de dólares en proyectos alineados a alguno de los ODS.