Inicio Actualidad PAPA FRANCISCO A UNIVERSIDADES CATÓLICAS: «SU TAREA NO ES SOLO DESARROLLAR LA...

PAPA FRANCISCO A UNIVERSIDADES CATÓLICAS: «SU TAREA NO ES SOLO DESARROLLAR LA MENTE, SINO ‘EXPANDIR’ EL CORAZÓN»

369

En la mañana de este jueves 1 de febrero, el Papa Francisco recibió en audiencia en el Vaticano a una delegación de la Universidad de Notre Dame (París), a quienes explicó cuál es “el secreto de la educación” católica.


Redacción por AciPrensa – aciprensa.com


Al inicio de su discurso, el Santo Padre explicó que la clave es que “uno piense lo que siente y hace, que uno sienta lo que piensa y hace, que uno haga lo que siente y piensa”. 

A continuación, el Pontífice reflexionó sobre estos tres lenguajes; el de la cabeza, el del corazón y el de las manos. 

En cuanto a la primera, el Santo Padre destacó que “por su propia naturaleza, las universidades católicas persiguen el desarrollo del conocimiento a través del estudio académico y la investigación”. 

“En el mundo globalizado — precisó — esto implica la necesidad de un enfoque colaborativo e interdisciplinar, que reúna diversos campos de estudio e investigación”. 

Remarcó asimismo la convicción de las instituciones católicas acerca de la existencia de una armonía entre fe y razón, de la que deriva “la relevancia del mensaje cristiano para todas las esferas de la vida, personal y social”.

En este sentido, afirmó que “hay una tradición intelectual que siempre debemos preservar y hacer crecer”.

Más tarde, precisó que la tarea de una universidad católica no es solamente desarrollar la mente, sino “expandir el corazón”. Por ello, aseguró que  “si se piensa y no se siente, nos somos humanos”.

“Toda la comunidad universitaria está llamada a acompañar a las personas, especialmente a los jóvenes, con sabiduría y respeto, por los caminos de la vida y a ayudarles a cultivar la apertura a todo lo que es verdadero, bueno y bello”, señaló.

El Papa Francisco les preguntó también si “ayudan a los jóvenes a soñar” y subrayó que esto significa “promover el diálogo y la cultura del encuentro, para que todos aprendan a reconocer, apreciar y amar a cada uno como hermano y, ante todo, como hijo amado de Dios”. 

El Santo Padre instó a no olvidar “el papel esencial de la religión en la educación del corazón de las personas”, al tiempo que subrayó que la “educación católica nos compromete, entre otras cosas, a construir un mundo mejor, enseñando la convivencia mutua, la solidaridad fraterna y la paz”. 

Por último, aseguró que “no podemos quedarnos encerrados en los muros o fronteras de nuestras instituciones, sino que debemos esforzarnos por salir a las periferias, para encontrar y servir a Cristo en el prójimo”.