Inicio Noticias Internacionales OBISPOS CHILENOS HACEN VALORACIÓN POSITIVA DEL TEXTO DE LA NUEVA CONSTITUCIÓN

OBISPOS CHILENOS HACEN VALORACIÓN POSITIVA DEL TEXTO DE LA NUEVA CONSTITUCIÓN

242

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile han publicado un documento en el que abordan el plebiscito del 17 de diciembre sobre la propuesta de una nueva Constitución. Resaltan la importancia de un discernimiento desde los valores fundamentales de la verdad, libertad, justicia, paz y caridad.


Redacción InfoCatólica – infocatolica.com


El documento, fruto del diálogo de los Obispos reunidos en su 128ª Asamblea Plenaria la semana pasada, enfatiza el valor de la democracia y la necesidad de una participación informada de todos en el proceso constitucional. En el texto, los pastores abogan por superar la crisis política y social a través del diálogo, acuerdos y renuncias legítimas en vistas a lograr el bien común. «Resulta evidente que un texto constitucional no resolverá de inmediato las dificultades que hoy padecemos, pero sea cual sea el resultado del próximo plebiscito, es necesario que nos dispongamos con más decisión a avanzar juntos, abordando con premura los urgentes desafíos sociales y políticos que Chile tiene, más allá de nuestras legitimas diferencias y pluralidad de miradas», recalcan.

Valores esenciales y pluralidad de opciones

Los obispos ofrecen su palabra para iluminar el discernimiento de cada ciudadano, no desde una opinión técnico-jurídica o político-partidista, sino desde los principios y valores de la Doctrina Social de la Iglesia, fundada en la Palabra de Dios: «Sus principios esenciales son: el respeto de la dignidad de la persona humana, la primacía del bien común, la subsidiariedad y la solidaridad; mientras que sus valores fundamentales son: la verdad, la libertad, la justicia, la paz y la caridad».

Desde allí, los Obispos señalan que «desde estos principios y valores, no observamos objeciones éticas determinantes en la propuesta constitucional, lo que significa que es legítimo que ante las soluciones y normas que ella contiene, pueda haber en la ciudadanía posturas diversas y plurales».

Vida, familia, educación y libertad religiosa

Entre algunos aspectos esenciales, se refieren al derecho a la vida, en el que la propuesta constitucional expresa que «la ley protege la vida de quien está por nacer» (en vez «del que está por nacer»). Los Obispos señalan que con el «quien» se hace un reconocimiento más explícito de la persona humana desde el momento de su concepción y se establece «un resguardo más riguroso ante eventuales proyectos de leyes que pretendan promover el aborto libre».

Destacan los principios que buscan un fortalecimiento de la familia y las normas sobre el derecho a la educación, recordando que la propuesta adopta un sistema de provisión mixta de educación «siguiendo criterios de razonabilidad y sin discriminaciones arbitrarias, todo lo cual fortalece el principio de la libertad de enseñanza», sin «que el Estado renuncie a las funciones que le son propias, pues se le impone la obligación de fortalecer el sistema público en todos los niveles».

Respecto de la libertad religiosa, los obispos consideran que las normas de la propuesta «son un aporte a la vigencia de este derecho fundamental, ahora explicitado constitucionalmente».

Estado social y democrático de derecho

El mensaje episcopal aborda el amplio tema de los derechos sociales, señalando que la Constitución debe referirse a la salvaguardia de los mismos y que «es legítimo que surjan inquietudes sobre cómo la propuesta que será plebiscitada custodia el acceso a ellos». Por lo mismo, invita a hacer un discernimiento: «Un aspecto fundamental para el país y también para la vivencia de la fe cristiana, es preguntarse cómo la propuesta constitucional orienta y da un marco jurídico para la construcción de una sociedad más justa, a través del ejercicio de los derechos sociales reconocidos constitucionalmente, preocupación ciudadana que ha estado en el origen del proceso constitucional».

Los Obispos exponen el texto de la propuesta: «el Estado de Chile es social y democrático de derecho» y le corresponde promover «el desarrollo progresivo de los derechos sociales, con sujeción al principio de responsabilidad fiscal y a través de instituciones estatales y privadas», destacando la importancia que tienen para la Iglesia los principios de la solidaridad y la subsidiariedad, explicitados en el proyecto. Asimismo, destacan el verdadero sentido que ha de tener el desarrollo, a la luz de palabras del Papa Francisco en su Encíclica Fratelli Tutti:

Derecho a la salud y a la seguridad social

Entre los diversos derechos sociales, el Episcopado se refiere en particular a lo propuesto en materia de salud y seguridad social, instando a los ciudadanos a evaluar cómo la propuesta aborda estos aspectos desde la libertad individual y el principio de solidaridad.

Sobre el sistema de salud se señala que:

Respecto de la seguridad social se dice que «cada uno buscará apreciar de modo informado, si las normas propuestas integran suficientemente el principio de la solidaridad y pueden hacer posible acceder a pensiones suficientes, especialmente respecto de las personas que hasta ahora han tenido pensiones muy bajas y muchas veces verdaderamente indignas».

El desafío de una mejor política

El documento episcopal se refiere al desafío que tenemos como país de mejorar la política como un servicio al prójimo y la necesidad de recuperar valores democráticos fundamentales:

Finalmente, se hace un llamado a cuidar y amar la patria, recordando la importancia de abandonar individualismos para trabajar por el bien común:

Al concluir su mensaje, los pastores invocan a Dios y a la Virgen del Carmen para guiar la construcción de una nación basada en la fraternidad, la solidaridad y las enseñanzas de Jesucristo.