Inicio Noticias Nacionales MARTÍN VIZCARRA ES UN ASESINO Y CORRUPTO

MARTÍN VIZCARRA ES UN ASESINO Y CORRUPTO

104

Exministro de Salud remarcó que “no había ningún soporte científico-académico” para el uso de esos test. Advirtió que la compra del cuestionado producto se hizo a través del MEF y no del Minsa, algo sumamente extraño.

Redacción expreso.com.pe

Exministro de Salud, Abel Salinas, remarcó que “no había ningún soporte científico-académico” para el uso de los test comprados por gobierno de Martín Vizcarra.

El fiscal de la Nación interino, Juan Villena, archivó la denuncia contra Martín Vizcarra por la compra irregular de pruebas rápidas. ¿Qué opina al respecto, tomando en cuenta que la misma exministra de Salud de Vizcarra, Elizabeth Hinostroza, dijo que estos productos mataron a miles de peruanos por covid-19?

Sin duda, no deja de ser indignante y yo me solidarizo con los más de 200 mil hogares que se enlutaron víctimas de la pandemia de la covid-19 y del manejo que se hizo, y las pruebas rápidas no son la excepción. Las pruebas rápidas no tenían ningún criterio para poder utilizarse para la detección de la enfermedad. Desde que somos estudiantes de medicina, todos aprendemos que estas pruebas, mal llamadas rápidas, no servían para identificar oportunamente la enfermedad y, por lo tanto, no iban a ser útiles. A mí me llamó la atención que fuimos el único país que utilizamos estas pruebas serológicas, cuando, en realidad, se pudo haber dispuesto de las pruebas moleculares, que eran las que podían detectar el virus, para poder tomar acciones y hacer el cerco epidemiológico y evitar contagios, pero, lamentablemente, no se hizo así.

Lo más indignante fue que muchos destacados profesionales, así como la propia OMS, advirtieron que las pruebas rápidas no servían para detectar la enfermedad, pero el Gobierno de Vizcarra insistía en que sí.

Categóricamente no servían. Ha quedado demostrado que estas pruebas no servían para controlar la pandemia. En efecto, ni la Organización Mundial de la Salud recomendaba estas pruebas, sino las moleculares. Y, al respecto, yo quiero mencionar que el Perú sí hacía pruebas moleculares, tanto el INS, como laboratorios privados y de las universidades, venían desarrollando pruebas moleculares desde hace varios años. Lo único que había que hacer era acreditar y certificar a estos laboratorios porque el procedimiento ya se venía haciendo en el Perú.

¿Pudimos haber tenido pruebas moleculares peruanas?

No peruanas, pero los laboratorios estaban listos para procesarlas, lo que se necesitaba era adquirir los kits para procesarlas acá porque era un virus nuevo. Estos sí se podían adquirir, lo que pasa es que nos dijeron que no había disponibles, lo cual no era cierto. También dijeron que no había capacidad para procesar las pruebas, lo que tampoco era cierto. Hay algo más: estas pruebas rápidas no se compraron por el Minsa. La ministra Elizabeth Hinostroza había iniciado la compra de pruebas moleculares, sin embargo, esto no se llevó a cabo y la compra fue transferida al Ministerio de Economía. Es por eso que Hinostroza mencionó, en su oportunidad, que se sintió sorprendida de que las compras las hiciera la ministra de Economía (María Antonieta Alva) con la presencia del señor Martín Vizcarra.

Lo que se menciona en la acusación es que, el 18 de marzo del 2020, hubo una reunión en la sede del MEF, entre Vizcarra, Alva, etc., en donde se habría concertado con representantes de empresas chinas la adquisición de estas pruebas rápidas.

Lo que cuenta la ministra Hinostroza es que ahí ella se quedó sorprendida de que le estaban quitando la compra. Evidentemente, el organismo técnico indicado para comprar era el Minsa y no el MEF. Cuando ella mencionó que esas no eran las pruebas adecuadas a la ministra de Economía, esta última se molestó y llamaron a Vizcarra, y, entonces, decidieron hacer la compra directamente desde el MEF, apartar a Hinostroza del Minsa, y reemplazarla por Víctor Zamora.

El ministro Zamora impulsa el uso de esas pruebas.

Lo cual es un error. Ahí correspondía a la autoridad de turno oponerse a la utilización de estas pruebas, que no iban a servir y podían causar muchísimas muertes, que fue lo que finalmente ocurrió. Cuando yo ocupé, nuevamente, el Minsa por muy pocos días, suspendí el uso de las pruebas rápidas y compramos las primeras pruebas antigénicas, compramos 800 mil, que sí detectaban precozmente el virus. Zamora también debió suspender el uso de estas pruebas.

Entonces, con lo que usted señala, la única conclusión a la que podemos llegar es que esta compra fue un acto ilegal, puesto que ninguna entidad internacional recomendaba su uso. ¿Por qué se adquirirlas y, peor aún, por qué usarlas como principal método de descarte?

No había ningún soporte científico-académico para su utilización. Lo que me extraña es que se haya sacado la compra del Minsa y se transfirió al MEF, un órgano que no está calificado para este tipo de compras. ¿Qué hay detrás de todo eso? Si bien la Fiscalía de la Nación no ha abierto investigación, me imagino que los congresistas o los que vengan tendrán que reabrir estar investigación para llegar a la verdad e identificar a los responsables de lo que ocurrió en el Perú. No nos olvidemos de que fuimos el país con la tasa más alta de contagios y de muertes por habitantes.

Bastaría que un congresista haga suyo el informe de la Comisión de Fiscalización que halló responsabilidad en Vizcarra y presente una denuncia constitucional en su contra.

Desde luego, lo que queda es, inmediatamente, hacer las denuncias correspondientes y el órgano que tiene que hacerlo es el Congreso, donde están nuestros representantes.

Si no se adquirían las pruebas rápidas, ¿se pudo salvar miles de vidas?

Pudimos evitar miles de muertes, porque las pruebas moleculares hubieran permitido detectar oportunamente el virus y pudimos haber hecho cercos epidemiológicos mucho más inteligentes. Hubiéramos evitado contagios, hospitalizaciones y muertes.

¿Era falso, entonces, que no había en el mercado?

Totalmente falso. Todos los hospitales en la región utilizaban pruebas moleculares.

Sentencia de muerte

Es importante graficar lo que significaba tener una prueba rápida con un falso negativo, porque, si eso te pasaba, no te atendían en ningún lugar, a pesar de que estabas enfermo. Era prácticamente una sentencia de muerte.

La prueba podía salir negativa, en la mayoría de casos, aunque uno tuviera la enfermedad. Recordemos que eso le pasó a un excongresista (Glider Ushñahua), quien, finalmente, murió en su casa después de que no lo atendieran.