Inicio Derechos Humanos LOS DEL LGBTI SON CONVENIDOS: UTILIZAN LA IDENTIDAD DE GÉNERO SOLO CUANDO...

LOS DEL LGBTI SON CONVENIDOS: UTILIZAN LA IDENTIDAD DE GÉNERO SOLO CUANDO LES CONVIENE

157

Nikki Hiltz se percibe como hombre, pero no tendría oportunidad de figurar si compitiera contra ellos. En la competencia de 1500 metros ella registró un tiempo récord de 3:55.33, es decir, 25 segundos más lento que el tiempo del primer puesto masculino

Redacción panampost.com

Los Juegos Olímpicos nuevamente son escenario de polémicas que parecen no tener fin en relación con la identidad de género de algunos deportistas, así como ha ocurrido con otros eventos similares. A solo días de que comience la edición de 2024 en París, se ha discutido la participación de la corredora de media distancia de 29 años, Nikki Hiltz, quien se ve a sí misma como “transgénero y no binaria”.

Hiltz logró clasificar a los Juegos Olímpicos en junio pasado, al ganar la carrera de 1500 metros durante pruebas olímpicas celebradas “el último día en el mes del orgullo” en la Universidad de Oregón. La polémica con ella gira en torno al hecho de que decide participar en la categoría femenina a pesar de identificarse como transgénero. Por eso, la señalan de utilizar su identidad sexual para tener un puesto privilegiado en el marcador.

La atleta no tendría oportunidad de figurar si compitiera contra hombres. En la competencia de 1500 metros ella registró un tiempo récord de 3:55.33, es decir, 25 segundos más lento que el tiempo del primer puesto masculino, el cual ostenta Cole Hocker, con 3:30.59. Ni siquiera llegaría a superar el tiempo más lento en el campo contra 12 hombres, que fue de 3:39.08, reseña el Washington Times.

Sin embargo, es evidente que cuando es al revés, un hombre biológico queriendo competir contra mujeres, la lucha es encarnizada de parte de colectivos LGBT para que pueda participar en categorías del género con el que se identifica. Lia Thomas –nacida como hombre pero autopercibida como mujer– es el ejemplo perfecto, pues se ha posicionado en el podio de categorías femeninas en natación, hazaña que no lograba en las categorías masculinas.

¿Por qué no se unió al equipo masculino?

Riley Gaines, nadadora profesional estadounidense convertida en defensora de las mujeres en el deporte femenino, felicitó a Hiltz por haber sido incluida en el equipo de Estados Unidos. Sin embargo, aprovechó para criticar la “hipocresía y el doble rasero”.

“Me pregunto por qué no hizo la prueba para el equipo masculino. Es casi como si entendiera que nunca podría competir o tener éxito al mismo nivel contra los hombres. Es revelador”, escribió en X.

Y es que este caso es particular en el sentido de que el año pasado, World Athletics, la federación internacional de atletismo, anunció su decisión de no permitir que atletas transgénero compitan a escala internacional en categorías femeninas. Desde ese momento no se permitió “participar en competiciones que puntúen para el ranking mundial a ninguna atleta transgénero que haya pasado por la pubertad masculina”. Pero el caso de Hiltz es diferente: es una mujer que se siente hombre, pero sigue compitiendo en categorías femeninas.

Unos días chico, otro días chica

La atleta ha asegurado sentirse “unos días como chico” y otros días como “una reina poderosa”. Esa ambigüedad no causa gracia entre quienes defienden los principios de competencias limpias con condiciones justas para las deportistas.

“Lo fascinante de Hiltz es que se identifica claramente como mujer cuando compite en atletismo contra otras mujeres”, fueron las palabras de Dan Zaksheske, reportero del medio deportivo Out Kick. “Aparentemente, esos días en los que se despierta sintiéndose como ‘un chico siendo un chico’ nunca incluyen el día de la carrera”.

Debido a esta conveniencia que le permite seguir compitiendo en categorías femeninas, la propia Hiltz ha retrasado los tratamientos hormonales. Asegura que luego de retirarse, tomará testosterona. No obstante, mientras eso pasa, otra vez el terreno deportivo atraviesa la polémica de la identidad de género, y con ello, la vulnerabilidad de los deportistas en distintas disciplinas y categorías.