Inicio Artículos LA VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO EN EL DÍA DE SU FESTIVIDAD 27...

LA VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO EN EL DÍA DE SU FESTIVIDAD 27 DE JUNIO

298

Por Pepe Galep

Todos sabemos que La Virgen del Perpetuo Socorro (llamada en la Iglesia ortodoxa Madre del Dios de la Pasión) es una advocación mariana.

En nuestra Iglesia católica es reconocida en el mundo por su papel de Madre, educadora y maestra del cristianismo que puso inclusive la verdad de la palabra de Dios, en todos los apóstoles después de la muerte de Jesús.

Para los fieles marianos, ella representa el auxilio perpetuo, que da no solo a quienes la buscan, sino a toda la humanidad. Por eso su nombre: Perpetuo significa algo constante e indefinido, intercesora permanente por la humanidad, aboga por cada uno de los que quieren estar en unión con Dios.

María fue una mujer abnegada que crió a sus hijos bajo las normas de Dios y le ayudó a tener un profundo amor a Dios y su adoración. Fue preparada por la Trinidad para que sea la mujer pura santa e idónea para asumir semejante maravillosa responsabilidad.

A la muerte de su Hijo, María inicia una misión evangelizadora con la difusión del cristianismo que incluso se dio con los apóstoles en el momento en que todos recibieron el Espíritu Santo de Dios. Es decir, la Madre acompañó al bautismo de fuego a sus hijos.

Después de fallecida, María la difusión de la Verdad de Dios continúa en el mundo. Ella sigue evangelizando, protegiendo, ayudando a sus hijos que la invocan y que recomienda a que se conviertan como hoy en los últimos tiempos, se han registrado cientos de apariciones llamando a la Humanidad a la redención y Salvación.

Se podría decir mucho de nuestra Madre del Perpetuo Socorro, pero la experiencia de su presencia real y amparo a cada uno de nosotros no es discutible ni irrefutable. La he conocido de corazón desde niño por el amor de mi madre y de mi familia entera hacia Ella. He vivido muchas veces y aún las vivo con sus asistencias y atenciones a una súplica mía, tantas cosas lindas, sus cuidados, sus correcciones, siempre presta a llevarnos donde su Hijo Jesús para amarlo por sobre todas las cosas. Todo eso es un regalo, un tesoro que nos brinda al interceder ante su Hijo para que pueda ir progresando en el amor y en la Voluntad del sagrado corazón de Jesús.

Gracias, Madre del Perpetuo Socorro por la confianza que me das para llevar la Verdad de tu Hijo Jesús en todos los ámbitos que se necesiten.