Inicio Derechos Humanos  LA OMS QUIERE OBLIGAR A LAS NACIONES PROMOVER EL TRNSGÉNERO Y LIBERAR...

 LA OMS QUIERE OBLIGAR A LAS NACIONES PROMOVER EL TRNSGÉNERO Y LIBERAR LA PROSTITUCIÓN

157

El Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a los líderes mundiales que “contrarresten la oposición conservadora” a los derechos sexuales y “promulguen legislación progresista” como un “imperativo de derechos humanos”, incluida la derogación de leyes que criminalizan la homosexualidad, el trabajo sexual y la transmisión del VIH.


Redacción C-Fam – c-fam.org


Tedros Adhanom Ghebreyesus reafirmó su compromiso de promover el componente “sexual” de la “salud sexual y reproductiva” en un boletín de la OMS fechado el 1 de enero. El boletín, que comunica oficialmente la posición de la agencia internacional de salud, declara que la “salud sexual” incluye “ La atención que afirma el género” y la afirmación de los “derechos sexuales”, entre otras afirmaciones controvertidas, deben ser tratadas como obligaciones de derechos humanos y “no como cuestiones sociales marginales”.

El boletín envía un fuerte mensaje de que la OMS está comprometida en promover el transgénero bajo el lema de la “salud sexual”, el aborto como un derecho humano y la noción de “derechos sexuales”. Es el respaldo de más alto nivel que ha recibido esta controvertida agenda social, a pesar de que incluye temas que son muy controvertidos en la mayoría de los países y dentro de la comunidad internacional.

Los países conservadores criticarán el boletín por infundado porque la Asamblea General de la ONU o la Asamblea Mundial de la Salud, el órgano rector de la Organización Mundial de la Salud, han rechazado repetidamente la noción de “derechos sexuales” y las cuestiones controvertidas específicas promovidas en el boletín.

El boletín refleja la redacción y las preocupaciones de un comunicado de prensa de la OMS con un mensaje de Pascale Allotey, directora del “Programa de Reproducción Humana” de la ONU el año pasado. Su mensaje respondió a una pregunta sobre qué pasaría “si simplemente eliminamos la sexualidad de la “SSR” y nos centramos en la salud reproductiva, garantizando una agenda no controvertida” centrada en la salud materna. Su mensaje parecía responder a un memorando del Ministerio de Salud de Zambia que se oponía al uso de la frase “salud y derechos sexuales y reproductivos” (SDSR) porque “la inclusión de las palabras ‘sexuales’ y derechos en la misma frase es la inclusión de [LGBTQ ] derechos.”

El concepto de “derechos sexuales” ha sido rechazado en las negociaciones de la ONU desde mediados de la década de 1990, cuando los términos “salud sexual y reproductiva” y “derechos reproductivos” se incorporaron al léxico de la ONU, y sólo con la salvedad de que no incluían un derecho humano al aborto o a cuestiones homosexuales/transgénero.

En los últimos años, las agencias de la ONU y los países progresistas han estado redefiniendo la “salud sexual y reproductiva” para incluir aquellos mismos elementos excluidos por los estados miembros de la ONU en aquel entonces. Entre ellos se encuentran el derecho al aborto, las cuestiones homosexuales e incluso las hormonas y cirugías para las personas que se identifican como transgénero, incluidos los menores. Debido a que las agencias de la ONU y los países occidentales progresistas no pueden lograr esta redefinición legalmente, lo hacen unilateralmente en su programación. El boletín pide específicamente más investigaciones sobre la “atención de afirmación de género”, pero los procesos en curso de la OMS no dejan dudas sobre hacia dónde se dirige la OMS.

La OMS está trabajando actualmente en una nueva directriz sobre la salud de las personas transgénero que se espera respalde la hormona y la cirugía transgénero para menores. El grupo que redactará la directriz está formado exclusivamente por activistas transgénero. Incluso los expertos en derechos humanos de la ONU están poniendo en duda su legitimidad.

La OMS ya sentó las bases para esta directriz en su manual de diagnóstico actualizado, que entró en vigor en 2022. El nuevo manual eliminó el “transexualismo” de su capítulo sobre trastornos mentales. En su lugar, se añadió el nuevo concepto de “incongruencia de género” a un nuevo capítulo sobre “salud sexual”. Ya no se clasifica como un trastorno mental. De esta manera, quienes se identifican como transgénero pueden obtener un diagnóstico, esencial para obtener procedimientos médicos y medicamentos, sin el “estigma” de un trastorno.