Inicio Noticias Internacionales LA CORRUPCIÓN Y EL DINERO

LA CORRUPCIÓN Y EL DINERO

43

UCRANIA TAMBIÉN ESTÁ ENVUELTA EN MUCHA CORRUPCIÓN Y EEUU Y ALEMANIA YA NO QUIEREN AYUDARLOS

La corrupción estructural en Ucrania, tan destructiva como la guerra

El Ministerio de Defensa ucraniano está envuelto en un escándalo por el pago de unos U$S 40 millones por la compra de proyectiles para mortero que nunca fueron entregados. La sucesión de casos impacta en la imagen del presidente Volodimir Zelenski.


Redacción por La Voz – lavoz.com.ar


Volodimir Zelenski. El presidente ucraniano ante dos frentes: el externo de la guerra con Rusia, y el interno, del escándalo de Corrupción.

Las últimas revelaciones sobre la corrupción en Ucrania cuentan una historia compleja. Un escándalo ha envuelto al Ministerio de Defensa ucraniano, donde se pagaron 100 mil proyectiles de mortero por valor de unos U$S 40 millones, pero nunca se entregaron. Pero a los pocos días de que salió a la luz esta historia, Ucrania logró su mejor clasificación en el índice anual de percepción de la corrupción elaborado por Transparencia Internacional (TI).

La mejora de la posición en el índice de TI demuestra que los esfuerzos del presidente ucraniano Volodimir Zelenski para tomar medidas enérgicas contra la corrupción, incluso en su círculo íntimo, han llevado a algunas mejoras. Por otro lado, el escándalo de las municiones es un claro indicio de lo generalizada y normalizada que se ha vuelto la corrupción cuando altos funcionarios de defensa y directivos de un proveedor de armas se confabulan para privar a su país de suministros militares vitales en un momento en que enfrenta una crisis existencial.

La corrupción ha sido durante mucho tiempo un problema en Ucrania. Pero en los últimos 10 años, desde que se han recopilado los puntajes anuales de percepción de la corrupción, el país ha mejorado constantemente. Sin embargo, con la excepción de Rusia y Azerbaiyán, ningún otro país europeo es percibido como más corrupto que Ucrania.

SOBREVIVIENDO

Ucrania ha sobrevivido a dos años de amargo conflicto, a pesar de esta corrupción endémica, y ha demostrado una notable resiliencia frente a la agresión de Rusia. Pero estos escándalos de alto perfil y la percepción general de que Ucrania todavía lucha contra la corrupción cotidiana se han convertido en amenazas más existenciales en un momento en que la supervivencia de Ucrania depende, en gran medida, del suministro continuo de ayuda militar y financiera occidental.

Los escépticos de la UE –sobre todo Hungría y Eslovaquia–, pero también influyentes populistas de derecha actualmente en la oposición, como la alemana AfD, han utilizado la innegable corrupción como argumento en contra de una mayor ayuda a Ucrania. De manera similar, en Estados Unidos, los republicanos han argumentado que la falta de supervisión podría significar que la ayuda estadounidense se desvíe para llenar los bolsillos de funcionarios corruptos.

A medida que este debate se vuelve más acalorado y se enreda cada vez más con las campañas electorales para el Parlamento Europeo y la presidencia de Estados Unidos, cualquier supuesta evidencia del uso indebido de fondos hace que sea más difícil para los partidarios internacionales de Kiev ganar el argumento para continuar con el apoyo. Es más, se vuelve menos atractivo incluso hacer el argumento.

Es probable que esto alimente aún más la sensación de derrotismo que ha rodeado los debates públicos sobre Ucrania desde que la actuación de Ucrania en el campo de batalla en 2023 no estuvo a la altura de las aspiraciones de Kiev ni de las expectativas de Occidente.