Inicio Derechos Humanos ESTE ES UN CLARO EJEMPLO DE PERSECUCIÓN RELIGIOSA A UNA FAMILIA CRISTIANA

ESTE ES UN CLARO EJEMPLO DE PERSECUCIÓN RELIGIOSA A UNA FAMILIA CRISTIANA

496

Comentario de la ONG Católica «Sin Componenda»


Buscan deportar a la mayoría de sus miembros, sin fundamento alguno, a Alemania, su país natal, del cual huyeron.

¿Acaso estos cristianos son gente peligrosa para EE. UU como para deportarlos?

Lo único que esta familia quiere es continuar educando a sus hijos conforme a sus valores y principios, lo cual es un derecho intrínseco de los padres.


Redacción Infocatólica – infocatolica.com


Una familia alemana que ha vivido en los Estados Unidos durante más de una década después de abandonar su país de origen para educar legalmente en el hogar a sus hijos, enfrenta la posibilidad de deportación el próximo mes. La deportación, en todo caso, afectaría solo a parte de la familia, pues algunos de los hijos ya se han casado con norteamericanos y las dos menores nacieron allí.

Los Romeike, el padre Uwe, la madre Hannelore y sus entonces cinco hijos, huyeron de Alemania en 2009 debido a las estrictas leyes de educación obligatoria del país, que efectivamente prohíben la educación en el hogar y requieren que todos los niños asistan a la escuela fuera de casa.

La familia, cristiana evangélica, ha tenido dos hijos más desde su llegada a los Estados Unidos y ha establecido su hogar en Tennessee. La pareja inicialmente buscó asilo ante el gobierno federal, alegando persecución religiosa por parte de las autoridades alemanas.

Finalmente, se les concedió el estatus de acción diferida indefinida por la administración de Obama, lo que les permitió residir en los Estados Unidos durante más de una década.

La HSLDA (Asociación Legal de Defensa de la Educación en el Hogar), una organización sin fines de lucro a favor de la educación en el hogar que ha abogado por el caso de los Romeike a lo largo de los años, informó la semana pasada que durante una «verificación de rutina» reciente con funcionarios de inmigración, les dijeron que tenían «cuatro semanas para obtener pasaportes y regresar a Alemania».

«La noticia llegó sin previo aviso y sin una causa o explicación aparente», dijo HSLDA.

Kevin Boden, director de HSLDA International, dijo a CNA que no está claro lo que puede o no puede ocurrir en la reunión del próximo mes.

«Básicamente les dieron cuatro semanas para regresar», dijo Boden. «Tienen una fecha de informe en octubre. No saben qué va a pasar en esa reunión. No saben si los obligarán a irse. No saben si serán detenidos».

«Vuelvan en cuatro semanas y traigan sus pasaportes», agregó Boden. «Esa combinación es un poco aterradora».

El abogado dijo que HSLDA continúa trabajando con la familia. El grupo sin fines de lucro originalmente ayudó en la litigación del intento fallido de asilo de la familia hasta la Corte Suprema; la corte finalmente rechazó la apelación de la familia sin escucharla. HSLDA está buscando ahora una variedad de opciones para asegurar el permiso de residencia continuo de la familia en los Estados Unidos.

«Estamos trabajando con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) a través de esos canales legales», dijo Boden. «Estamos presentando una petición a la Casa Blanca, a la administración de Biden».

El grupo también pide a sus seguidores que se comuniquen con sus representantes en el Congreso para instar al apoyo a un proyecto de ley de la Representante de Tennessee, Diana Harshbarger, que permitiría a la familia reclamar el estatus de residente permanente.

«Esas cosas proporcionarían algún incentivo para que los Romeike se queden en el país, o al menos les darían un poco de tiempo», dijo.

Los Romeike no han querido hacer declaraciones sobre lo ocurrido. Al ser contactado por correo electrónico, un portavoz del Departamento de Justicia de Biden respondió: «Declinamos respetuosamente hacer comentarios». 

Elementos suficientes para que se queden

Los dos hijos mayores de los Romeike se han casado con ciudadanos estadounidenses; su hija mayor, Lydia, tiene un hijo con su esposo estadounidense. Mientras tanto, las dos hijas menores de la familia son ciudadanas estadounidenses por nacimiento. 

Todo ello hace pensar que no habrá demasiadas dificultades en conseguir que toda la familia se quede en EE.UU.