Inicio Derechos Humanos EL NÚMERO DE ABORTOS REGISTRADOS EN ESCOCIA EN 2022 FUE EL MÁS...

EL NÚMERO DE ABORTOS REGISTRADOS EN ESCOCIA EN 2022 FUE EL MÁS ALTO JAMÁS REGISTRADO

375

La Iglesia Católica de Escocia, las organizaciones provida y los defensores de los derechos de los discapacitados han expresado su consternación después de que las estadísticas publicadas por Public Health Scotland el 1 de junio revelaran que el número de abortos registrados en Escocia en 2022 fue el más alto jamás registrado.

Las estadísticas nacionales sobre el aborto revelaron un aumento de 2.659 abortos -equivalente al 19,08%- en un año, pasando de 13.937 abortos en 2021 a 16.596 en 2022.

Las estadísticas también revelan que se ha producido un aumento del 84% en el número de abortos en los que un bebé tiene síndrome de Down, pasando de 32 en 2021 a 59 en 2022.

Estas últimas estadísticas llegan tras el compromiso del nuevo primer ministro escocés, Humza Yousaf, de despenalizar el aborto en Escocia, lo que los activistas advierten que significará la disponibilidad del aborto a demanda.

Anthony Horan, director de la Oficina Parlamentaria Católica, afirmó que el gobierno escocés debería centrarse en promover la dignidad humana.

«Cada aborto es una tragedia», dijo. «Cada estadística presentada en este informe representa una vida única e irrepetible extinguida».

«En lugar de crear formas de aumentar el número de abortos en Escocia, el gobierno escocés debería promover y defender la dignidad humana a través de sus leyes, incluido el derecho del niño a desarrollarse en el vientre de su madre desde el momento de la concepción», añadió.

Mientras tanto, los defensores de los derechos de los discapacitados piden una investigación pública tras las controvertidas revelaciones, ya que el aumento de abortos de bebés con síndrome de Down se produce tras la introducción de las nuevas pruebas NIPT (prenatales no invasivas) por parte del Servicio Nacional de Salud de Escocia.

Lynn Murray, portavoz de la campaña Don’t Screen Us Out (No nos excluyan) y madre de Rachel, que tiene síndrome de Down, ha declarado: «Como madre de una hija de 23 años que tiene síndrome de Down, veo cada día el valor único que aporta a nuestra familia y el impacto positivo que tiene en los demás a su alrededor».

Murray dijo que era «profundamente perturbador» ver un aumento tan elevado en el número de abortos de bebés con síndrome de Down.

«Ya son muchos los bebés con síndrome de Down que son eliminados por interrupción del embarazo cada año en Escocia y ahora la situación parece empeorar», dijo. «El despliegue de nuevas pruebas prenatales no invasivas en el NHS en Escocia parece estar teniendo un impacto en el número de interrupciones».

Murray hizo un llamamiento al gobierno para que revise urgentemente el impacto de las pruebas NIPT en el número de bebés descartados para interrupción por síndrome de Down.

«A continuación, tienen que introducir urgentemente reformas médicas en nuestro programa de cribado para garantizar que se invierte este aumento profundamente preocupante en el número de abortos por síndrome de Down», dijo.

«Pedimos al gobierno escocés que actualice urgentemente la legislación escocesa sobre el aborto para garantizar que los bebés con síndrome de Down no puedan ser abortados hasta su nacimiento, como permite la legislación actual», añadió.

Catherine Robinson, portavoz de Right To Life UK, calificó el número récord de abortos del año pasado de «gran tragedia».

«Cada uno de estos abortos representa un fracaso de nuestra sociedad a la hora de proteger la vida de los bebés en el vientre materno y un fracaso a la hora de ofrecer pleno apoyo a las mujeres con embarazos no planificados», afirmó.

Robinson señaló el compromiso del primer ministro Yousaf de despenalizar el aborto, que, según ella, introduciría en Escocia el aborto a petición hasta el nacimiento, además de legalizar el aborto selectivo en función del sexo.

«Esto llevaría probablemente a un mayor aumento del número de abortos», dijo. Un cambio similar en la ley se introdujo en Nueva Zelanda en 2020, señaló, lo que resultó en un aumento del 43% en los abortos tardíos en 2020.

«Pedimos al gobierno escocés que deseche los planes de introducir el aborto hasta el nacimiento y, en su lugar, presente nuevas restricciones sensatas junto con un mayor apoyo a las mujeres con embarazos no planificados», dijo Robinson.

«Las encuestas muestran que estos cambios cuentan con el respaldo del público en Escocia y esto garantizaría que trabajamos juntos como sociedad para reducir el trágico número de vidas que se pierden cada año a causa del aborto».