Inicio Derechos Humanos EL LOBBY DEL ABORTO Y LOS IDEÓLOGOS DE LA ANIQUILACIÓN DE LA...

EL LOBBY DEL ABORTO Y LOS IDEÓLOGOS DE LA ANIQUILACIÓN DE LA POBLACIÓN A MENUDO ABUSAN DE LAS SITUACIONES MORALES EXTREMAS

320

Cardenal Muller: las leyes abortistas son crímenes contra la humanidad

El cardenal Müller ha concedido una entrevista a Lothar C. Rilinger para Kath.net en la que resalta los motivos por los que tanto un católico como cualquier persona que use correctamente la razón natural están en contra del aborto. El purpurado considera que las leyes abortistas son un crimen contra la humanidad.

El cardenal asegura que «los ateos creen poder deducir de su cosmovisión materialista que la “élite” de los poderosos y ricos está facultada para evaluar el derecho a la vida del resto de la humanidad según sus criterios de estatus, clase, raza, condición económica y utilidad»

Ciencia

Muller recuerda que «desde un punto de vista puramente biológico, hablar del ser humano por nacer en el útero como un montón de células es una tontería que contradice todos los estándares científicos».

Esclavitud, darwinismo social

El prelado alemán explica que «todos los crímenes contra la humanidad siempre se han justificado por el hecho de que los «esclavos» (por ejemplo, en los estados del sur de los EE. UU.) no son seres humanos de pleno derecho o que en el darwinismo social los judíos y los eslavos pueden ser esclavizados o exterminados por los «maestros» arios como subhumanos».

Aborto en caso de violación

Quien fuera Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe defiende la dignidad del niño concebido como fruto de una violación:

«Cuando un niño no es concebido de acuerdo con la voluntad creadora original de Dios en el amor del hombre y la mujer, sino en relación con un acto criminal de violencia, debe decirse, sin embargo, que el derecho a la vida se promete al niño por Dios y también puede ser reconocido por la razón. El castigo debe recaer sobre el violador, pero no sobre el niño inocente al que se le quita la vida».

Aborto por discapacidad o inviabilidad del feto

El cardenal aborda los casos del aborto en embarazos de niños con grandes discapacidades o de aquellos que seguramente morirán al nacer:

«Estas son situaciones extremas en las que una evaluación basada en principios morales corre el riesgo de parecer apática y fría. Siempre es más fácil hablar desde fuera que cuando estás directamente involucrado. Sin embargo, no podemos sentenciar a muerte al niño solo porque tiene una discapacidad. Y lo que sucede después del nacimiento, no lo sabemos. Cuantas veces el diagnóstico o pronóstico ha sido erróneo. Ni siquiera la medicina y la tecnología más avanzadas pueden producir una vida libre de sufrimiento».

Y añade:

«He visto a muchas personas con discapacidad mental y física que irradian una profunda dignidad y amor más allá de sus limitadas capacidades cognitivas. En última instancia, debemos reconocer los límites del juicio humano y encomendar todo con confianza a Dios. Más tarde nos iluminará sobre todos los misterios de nuestra vida que fueron demasiado altos para nuestro entendimiento».

Además, Müller advierte contra la utilización de casos extremos como instrumento para justificar el aborto ya que «el lobby del aborto y los ideólogos de la aniquilación de la población a menudo abusan de tales situaciones morales extremas».

Católicos abortistas

En cuanto a los católicos que están de acuerdo con el aborto en esos casos y a la opinión que la Iglesia no demuestra caridad al oponerse a ese modo de pensar, responde tajante:

«No, no puedo entender eso, porque esta opinión es al menos una acusación injusta de falta de amor. Matar a un niño inocente es despiadado».

Por último, el purpurado alemán advierte que no es discutible la condición humana del embrión y el feto y denuncia que las leyes abortistas son crímenes contra la humanidad.

«…el hombre en el útero no es una cosa. Porque una cosa nunca puede convertirse en una persona. Ni científica ni filosóficamente se puede degradar al ser humano genética y ontológicamente idéntico en todas sus fases de desarrollo a un objeto sobre el cual un ser de su propia especie baja o levanta el pulgar selectivamente para otorgarle la vida o abandonarlo a la aniquilación.

Leyes de este tipo no son más que «crímenes contra los hombres y la humanidad» formalmente disfrazados jurídicamente. Socavan el consenso de nuestra sociedad en el que se basa nuestra democracia. Después de las terribles experiencias de las ideologías inhumanas del Nacional Socialismo y el Comunismo en la Unión Soviética y la China Roja, los padres y madres de la Ley Básica de la República Federal de Alemania basaron nuestra constitución en esta verdad fundamental: La dignidad humana es inviolable. Y la tarea de toda autoridad estatal es protegerlos y preservarlos».