Inicio Derechos Humanos ARRUINANDO VIDAS: CÓMO ES QUE LOS MISMOS PADRES INCITAN A SUS HIJOS...

ARRUINANDO VIDAS: CÓMO ES QUE LOS MISMOS PADRES INCITAN A SUS HIJOS AL TRANSEXUALISMO SIN IMPORTARLES NADA ¿A COSTA DE QUÉ?

257

El joven Avery afirmó a los 15 años que su experiencia como icono LGBT le ha «arruinado la vida»


Redacción Religión en Libertad – religionenlibertad.com


En enero de 2017, la mundialmente conocida National Geographic sorprendía al mundo dedicando su primer número del año a la llamada «infancia trans». Ilustraba su portada una fotografía de un «Avery Jackson» de 9 años despreocupado, sentado en un sofá con el pelo teñido de rosa y con muy pocos signos que desvelasen que realmente se trataba de un niño.

Tanto el hito como la imagen se convirtió en un icono del movimiento y lobby transgénero con tintes reivindicativos para fomentar las llamadas terapias de afirmación. En otras palabras, que si afirman ser transgénero -de forma libre o inducida- la terapia no debía consistir en abordar los síntomas que llevan al menor a afirmarlo, sino en proporcionarle la atención necesaria para iniciar y completar su «transición».

Debido a la polémica, National Geographic respondió con un post en su web con un posicionamiento tendente a los postulados transgénero.

Dicha explicación emitía afirmaciones ya refutadas, pero que entonces no gozaban de tanta visibilidad como hoy, siete años después.

De la utopía de elevar a la mujer… a la realidad

Pero cuando la famosa portada salió a la luz, eran pocas las voces de mujeres que alertaban de cómo «repensar el género» no solo acabaría con  el feminismo, sino que también pondría en peligro a la mujer en lugar de elevarla, como prometía el lobby trans.

El paso del tiempo confirmó lo contrario: ver hombres destronando de los podios a las mujeres en natación o lanzamiento de peso femenino, o incluso desfigurándolas en competiciones de deportes de contacto, ya no es ocasional.

Según el Telegraph, un estudiante atacó recientemente a alumnas en un baño de género neutro. En deportes como el jiujitsu y el voleibol, las niñas han sido lesionadas, sin mencionar otras cuestiones de equidad en la competencia , acceso a becas y preocupaciones sobre la privacidad.  

 Solo el 0,0001 sigue siendo trans tras la pubertad

Otro de los aspectos que parecen obviarse es el de las reducidas tasas de prevalencia de las tendencias transgénero.

Tal y como recoge la organización AMANDA (Agrupación de Madres de Adolescentes y Niñas con Disforia Acelerada), el 80% de los niños superan la disforia de género una vez concluida la pubertad, la tasa de prevalencia de la transexualidad es del 0,001 y seis de cada diez detransicionan tras la mal llamada «reasignación de género».

Y este último aspecto, el de la prevalencia -mantenimiento de las conductas transgénero concluida la pubertad- es el que parece poner en duda la misma portada que este mes cumple siete años.

Avery Jackson, el niño trans que ya no es tan trans

El caso de Avery, el niño que a los 9 años se convirtió en icono trans gracias a National Geographhic, es representativo.

No es mucha la información sobre el ya no tan pequeño Jackson. En una entrevista concedida a Pop Sugar en 2020, su madre Debi reconoció que Avery ya no se consideraba un activista trans. 

«Ella decía: ‘Estoy ayudando a otros y quiero cambiar el mundo, para que otros niños puedan ser tan felices como yo’. A medida que crecía, se produjo ese cambio«, recuerda su madre, que no duda en achacar el cambio de su hijo a la «administración» y políticas «negativas»  del expresidente Donald Trump.

Según su madre, Avery no solo habría dado un paso atrás en su activismo trans.

«Incluso ahora le pregunto: ‘¿Alguna vez piensas en volver a la escena pública?’ Y él responde: «No lo sé, pero quiero que [mi trabajo] se realice en mis términos y no quiero que necesariamente se trate de personas trans. Hay otras personas que sufren», le respondió a su madre.

«Me ha arruinado la vida»

Las últimas declaraciones al respecto parecen mostrar que la tendencia del joven Avery Jackson es a replegarse de su posicionamiento de hace siete años.  

En abril del año pasado, el joven tenía 15 años y declinó participar en una entrevista familiar al respecto. Su madre habló por él y admitió que ya no usa los pronombres femeninos y que, de hecho, ya no se considera transgénero sino que «cambió el rumbo» y ahora es «no binario». Hace unas semanas se repitió la experiencia: en diciembre de 2023, según la madre del joven, Avery mantenía su cambio de «identidad de género».

En junio de 2023, usuarios de X -antes  Twitter- difundían un vídeo en el que el propio Avery hablaba sobre la posibilidad sugerida por su madre de escribir un libro relatando su historia.

«No quiero tener un libro. He hecho demasiado, me he arruinado mucho la vida y si lanzo un libro estará en las noticias y yo también y solo hará que mi vida sea peor», le decía a su madre. Antes de concluir, la madre le recordaba que «hace un par de años si quería que la gente supiera» su historia. «Quería, pero fue un error estúpido y ahora no quiero«, sentenció Avery.