Inicio Noticias de Impacto SORPRENDENTE REVELACIÓN QUE RECIBIÓ STALIN DE LA VIRGEN MARÍA POR MEDIO DE...

SORPRENDENTE REVELACIÓN QUE RECIBIÓ STALIN DE LA VIRGEN MARÍA POR MEDIO DE UN MÍSTICO LIBANÉS

572

En Rusia, la dictadura de repente tendió la mano a la Iglesia. Gracias a la visión de un místico libanés

Redacción Aleteia – aleteia.org

¿Podría haber alguna vez un vínculo entre el dictador Stalin y la Virgen? La respuesta es sí. Era el mes de junio de 1941: Alemania atacó a la Unión Soviética con todas las fuerzas disponibles, tomando por sorpresa a Stalin. Ese avance del Tercer Reich, que no salió bien, pudo cambiar el destino de la Segunda Guerra Mundial. Rusia realmente se encontró en un momento de gran dificultad.

Y en ese momento Stalin comenzó a dar órdenes bastante «extrañas», inesperadas. Se ordenó a los oficiales que volvieran a la antigua práctica zarista, según la cual las tropas eran conducidas a la batalla con un «¡Adelante, con Dios!»

20.000 iglesias reabiertas

También se asignó a la tropa un buen número de esos capellanes que, evidentemente, no existían desde los primeros días de Lenin. Siguieron otras medidas asombrosas, como la orden de reabrir hasta 20.000 iglesias para el culto y, con especial solemnidad, dos de los santuarios más venerados por el pueblo: el monasterio de la Trinidad de San Sergio y las «Tres Cuevas» en Kiev.

El patriarca

El régimen nunca había permitido que se ocupara el cargo de Patriarca de Rusia, y el diario oficial Pravda, por primera vez, informaba que Stalin había recibido una delegación eclesiástica y (palabras textuales del diario oficial del PCUS), «el Comandante Supremo del Ejército y Jefe del El Gobierno expresó su comprensión ante la propuesta de los religiosos de elegir un Patriarca y declaró que el Gobierno no opondrá ningún obstáculo».

El icono de Kazán

Aún más impactante para la gente acostumbrada a la lucha implacable contra las «supersticiones»: en la Leningrado asediada por los alemanes, reapareció, desde el almacén donde fue arrojado junto a muchas otras imágenes sagradas, el venerado icono de la Madre de Dios de Kazán, protectora de Rusia. Y, bajo el fuego de la artillería alemana y la Lufwaffe, las propias autoridades organizaron una devota procesión.

El viaje a Stalingrado

Y no terminó ahí: el icono tan querido por todos los creyentes fue transportado a Moscú, también bajo fuego, y se celebró otra procesión con la colaboración del partido ateo. Pero el asombro llegó a su clímax cuando la Madre de Dios de Kazán, con un largo y tormentoso viaje, llegó a otra ciudad sitiada, ciudad que llevaba el mismo nombre que el líder ruso y que por tanto tenía un altísimo valor simbólico: Stalingrado.

Estos sensacionales detalles son relatados por Vittorio Messori en Il Timone y relatados en la nueva edición de Hipótesis sobre María (2016), uno de los libros más conocidos del escritor e historiador católico.

Messori retoma las tesis ilustradas a su vez por el historiador ruso Edvard Radzinsky en Stalin: The First in-depth Biography Based on Explosive New Documents from Russia’s Secret Archives, Anchor, (1997) (pp 472-481), biografía del ruso dictador escrita en 1997.

La carta del Líbano

Radzinsky hace una sorprendente revelación. El cambio de actitud de Stalin tuvo una razón muy específica. Y sucedió por una revelación de la Virgen María.

Stalin temía una «advertencia» que venía de Nuestra Señora, a través del testimonio de un místico libanés. El jefe del Estado Mayor del Ejército Rojo, el general Boris Shaposhnikov, se había presentado ante el dictador con una carta desde el Líbano. Carta que el dictador tomó muy en serio, también porque se avecinaba el desastre.

El general, un héroe de guerra cuya opinión no era desdeñable, explicó que un reverenciado asceta ortodoxo libanés, un tal padre Elías, consternado ante la idea de que los nazis paganos pudieran pisotear el suelo sagrado de la Madre Rusia (que, aunque en manos de los comunistas, seguía siendo la Tercera Roma), había pasado tres días y tres noches en la cripta de su iglesia, sin beber ni comer ni dormir, de rodillas y en oración.

Las peticiones de la Virgen

El último día, la Madre de Dios se le apareció sobre una columna de fuego y le dijo que para salvar a Leningrado, las iglesias y los monasterios rusos debían ser reabiertos, el clero encarcelado debía ser liberado y el ícono de Nuestra Señora de Kazán llevada en procesión a Leningrado, Moscú y Stalingrado.

Ese icono, el más venerado de las Rusias, había llegado desde Constantinopla a Kazán en el siglo XIII, pero luego fue hecho desaparecer para salvarlo de las invasiones de los tártaros de Tamerlán.

Su memoria se perdió hasta 1579, cuando un gran incendio arrasó la ciudad, una niña llamada Matrjona había soñado entonces con la Virgen que le indicaba dónde cavar. Allí se encontró realmente el icono, que a partir de ese momento produjo milagros sensacionales.

La decisión de Stalin

Sabemos que Stalin dio la orden de llevar a cabo lo que se le pedía en la carta, y hasta los historiadores agnósticos saben que desde entonces, y hasta el final de la guerra, se suspendió la persecución religiosa (Il Giornale).