Inicio Actualidad ¿QUÉ SUCEDE CUANDO INVITAMOS A LA SANTÍSIMA MADRE A NUESTRA GUERRA ESPIRITUAL?

¿QUÉ SUCEDE CUANDO INVITAMOS A LA SANTÍSIMA MADRE A NUESTRA GUERRA ESPIRITUAL?

403

El padre Daniel Maria Klimek responde a esta pregunta basado en su propia experiencia de conversión a la fe cristiana católica

Fraile franciscano y profesor asistente de teología en la Universidad Franciscana de Steubenville, el p. Klimek desplegó valientemente su viaje espiritual desde el agnosticismo hasta el catolicismo devoto.

Él atribuye esta transformación a la intervención divina de la Santísima Madre.

«Ella ha sido tan instrumental en mi vida espiritual, en mi conversión al traerme a Jesús y permitirme una apreciación más profunda de la fe católica», testificó.

En su guerra espiritual, el P. Klimek encontró un arsenal de armas sagradas.

En primer lugar, el Rosario se representa no solo como una serie de oraciones, sino como un símbolo de resiliencia, compasión y un puente divino entre el cielo y la tierra.

«Desde una perspectiva femenina, puedes ver el Rosario como un ramo de rosas que le estás ofreciendo a la Madre de Dios. Es hermoso, es tierno. Y desde una perspectiva masculina, el Rosario es una espada, un arma espiritual».

En segundo lugar, la constante “presencia de María” en la vida diaria actúa como un bálsamo calmante y una luz que guía en sus luchas espirituales. Alienta a los creyentes a establecer un diálogo abierto con María, a compartir sus vulnerabilidades y sufrimientos.

«Entiende que María busca la intimidad, y para realmente tener intimidad con alguien, debes poder abrirle tu corazón», sugiere.

«Literalmente puedes visualizarla a tu lado… invítala, ten ese diálogo, ten esa conversación, comparte con ella lo que está pasando en tu vida, pide sus oraciones, pide intercesión».

Finalmente, la comprensión y aceptación de los “estigmas de María” actúan como la tercera guía en la guerra espiritual.

Padre Klimek introduce este concepto como una forma de sacar fuerzas del sufrimiento compartido de María con Cristo durante su pasión. Al identificarnos con su dolor, podemos encontrar el coraje para perseverar a través de nuestras propias luchas y batallas.

«Hay una intimidad profunda cuando nuestras heridas se encuentran con las heridas de Jesús en la cruz y cuando nuestras heridas se encuentran con las heridas de nuestra madre. Este sufrimiento compartido puede guiarnos a través de nuestras batallas espirituales, haciéndonos más fuertes y resistentes».

Como dice sucintamente el padre Klimek: «Todo hombre necesita una mujer en su vida, y para el sacerdote, esa mujer es Nuestra Señora, alguien por quien luchar».