Inicio Noticias Nacionales PRESIDENTE DEL CONGRESO ALEJANDRO SOTO UTILIZA TROLLS PARA COMBATIR A SUS DETRACTORES...

PRESIDENTE DEL CONGRESO ALEJANDRO SOTO UTILIZA TROLLS PARA COMBATIR A SUS DETRACTORES EN REDES SOCIALES

481

La denuncia realizada por un programa dominical revela también que habría pagado a periodistas del Cusco para que no lo critiquen


Redacción Diario Gestión – gestion.pe


El presidente del Congreso, Alejandro Soto, se encuentra en el ojo de la tormenta, pese a que aún no cumple un mes en el cargo.

A la denuncia respecto a que no habría informado en su declaración jurada que tenía una deuda por concepto de reparación civil, se suma otro cuestionamiento que tendrá que responder.

El último viernes, en conferencia de prensa, el titular del Parlamento rechazó haber recortado el sueldo a los trabajadores de su despacho.

“Rechazo contundente y categóricamente haberle recortado el sueldo a algún trabajador de mi despacho o del servicio parlamentario. Lo rechazo”, dijo enérgicamente.

Sin embargo, Cuarto Poder accedió a unos chats que demostrarían que los trabajadores de Soto, cada mes, entregaban su dinero como parte de una cuota supuestamente voluntaria en favor del legislador de Alianza para el Progreso (APP).

Con ese dinero se pagaba la publicidad de Soto en sus redes sociales, como Facebook, y, de esa manera, las noticias que le son favorables obtenían más alcance; es decir, son vistas por muchas personas.

En uno de los chats, del 27 de setiembre del 2022, Melissa, una de las trabajadoras del despacho de Soto, escribe lo siguiente: Penélope, acabo de enviarte mi cuota voluntaria para la publicidad de la página de Facebook del mes de septiembre y octubre”.

Penélope Cabezas Contreras, quien sería la encargada de juntar el dinero, responde: “Oki doki”.

En otra conversación, a Cabezas Contreras se le escucha decir:“Doccito, ¿cómo estás?, buenas tardes. No te olvides de pasarme el pago de la publicidad. Cincuenta es de noviembre y si gustas pagas de una vez de diciembre”.

El 26 de diciembre de 2022, el asesor de la bancada de APP, Carlos Quezada Yepes, compartió una publicación en el Facebook de Soto. En respuesta, la asesora principal Sandra Rodríguez le pidió likes y compartir esa publicación, pero además le preguntó si debían poner publicidad: “¿Ponemos publicidad Eduardito?”, dijo

Eduardo Quezada contestó que sí. Y Rodríguez le pidió a Penélope Cabezas que lo haga.

Edgar Gamarra es trabajador de Soto, cusqueño y hombre de absoluta confianza. Al ser consultado por estos hechos, lo negó de plano.

“Si es que especulas, mediante un hecho, estás imputando casi un delito, es gravísimo (…) tú estás imputando, estás insinuando que están aportando para su tema de publicidad, yo no entiendo a qué va el tema”, le respondió a Cuarto Poder.

ORDENABA NEUTRALIZAR LOS MENSAJES EN SU CONTRA EN REDES SOCIALES

Alejandro Soto fue un exconductor de la tv cusqueña, juró como congresista de la República hace dos años, pero sus intereses seguían puestos en las redes y medios de comunicación. En uno en particular. En ese canal donde trabajó cerca de 30 años en la ciudad imperial.

Según Cuarto Poder, el legislador buscaba que sus “aliados” se infiltren en las redes sociales del canal más importante del Cusco, su excasa de trabajo, para controlar la corriente de opinión en su contra y defender su imagen política. Pero no estaba solo, detrás de él estaba todo su equipo congresal.

Estas conversaciones son del 7 de octubre de 2022. Es un chat del equipo de Soto en el Congreso. Aquí, Gamarra, exreportero del canal CTC de Cusco y hoy contratado como técnico en su despacho, utiliza sus horas de trabajo para monitorear los comentarios en el exprograma de su jefe, Ronda Política. En el chat se lee a la letra:

“Penélope, esto están comentando en la página Ronda (…) y siguen los troles, pero seguiremos eliminando. Estoy alerta”, dijo.

A renglón seguido, añade: “En este perfil la amiga subió la información, algunos trolcitos comenzaron a atacar, pero ya se les respondió”.

En ese momento, la asesora principal de Soto también intervino. Con aparente enfado, Sandra Rodríguez le pidió al equipo que responda de manera urgente a los comentarios en contra de Soto en la página de CTC.

“Todos a responder con sus cuentas, ya que no podemos eliminarlos. Melissa, Yeshira, ¡urgente! Repliquen con sus familiares también. Edgar está respondiendo”, dijo Rodríguez.

Penélope Cabezas también intervino:“Sugiero que no insulten, que no respondan a la gente, hagan ver que Alejandro Soto es el autor, nada más, no le demos comidilla a la gente”, señaló.

Como si fuera un ejército de troles, Gamarra volvió a escribir. Esa vez pidió al equipo que utilice sus cuentas falsas para aliviar los comentarios en contra de Soto, quien, en ese momento, era duramente criticado por los seguidores de su exprograma cusqueño Ronda Política

“Sugiero que utilicen sus cuentas falsas para evitar que nos respondan diciendo que trabajamos con el Dr.”, dijo.

En respuesta, Gamarra evitó responder frente a esta imputación.

“Esa es una grave acusación (…) por qué tendría que responderte”, dijo a Cuarto Poder.

A Soto le molestan las críticas a su trabajo y a su imagen como político. Estos chats del propio despacho congresal muestran el afán, la obsesión por borrar hasta el último comentario en contra del “doctor Soto”, incluso en sus propias redes sociales. El 1 de octubre de 2022, a las 7:59 a.m., su asesora Sandra Rodríguez se quejó por haber encontrado un mensaje que decía: “payaso”.

“Buen día con todos, estuve de viaje y acabo de revisar. Hace 9 horas pusieron este mensaje y nadie lo borró (…) borré cuatro comentarios. Todos debemos estar atentos. Más aún los que somos de Cusco”, señaló.

Ese día, Penélope Contreras se disculpó diciendo que estarían más atentos.

SOTO HABRÍA PAGADO A PERIODISTA PARA QUE NO LO CRITIQUEN

Pero hay más. Estos chats del equipo de Soto revelan escenarios impensados hasta hoy. Era 20 de diciembre de 2022. La asesora Sandra Rodríguez compartió un pantallazo con un nombre marcado de azul. En seguida escribió: “Edgar, Melissa, Yeshira, ubiquen a este tipo, ahí está su celular”.

El otro asesor, Eduardo Quezada, respondió:“Es Carlos”

En ese momento también intervino Edgar Gamarra: “Es Carlos Ayma, ¿pueden decirme exactamente qué es lo que dijo?”.

Sandra Rodríguez escribió lo siguiente: “Ah, ¿el que vino a la oficina del Cusco y se le pagó? ¿El de Jaque Mate?”.

La otra trabajadora, de nombre Melissa, respondió que sí.

Según estas conversaciones, el despacho de Soto le pagó a Carlos Ayma, periodista cusqueño, conductor del programa “Jaque Mate”. El equipo de Soto parece indignarse con un periodista que no puede molestarse porque ya se le pagó.

Una vez más, Edgar Gamarra escribe lo siguiente: Si logran recuperar el mensaje me lo envían por favor, debemos actuar con pruebas. Yo lo voy a cuadrar para demostrar su doble discurso”.