Inicio Noticias Nacionales PÉREZ Y VELA NO DEJARÁN QUE TOLEDO DECLARE

PÉREZ Y VELA NO DEJARÁN QUE TOLEDO DECLARE

212

EXTRACTO DE ENTREVISTA A UMBERTO JARA POR EXPRESO:

¿Qué cree que sucederá ahora que Toledo está preso en el Perú?

Los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez no debieran estar a cargo de Toledo porque ya han dado muestras, ellos mismos lo han dicho, de que no quieren que él hable porque obviamente si Toledo habla el esquema de impunidad que diseñaron y ejecutaron los fiscales se va a caer. Creo que Toledo va a ir midiendo el tema de cómo avanza la parte judicial. El hecho de que haya declarado fuerte contra Pedro Pablo Kuczynski (PPK) es una primera muestra de lo que él puede contar y declarar, no lo va a hacer de golpe, o sea, Toledo no se va a sentar y va a decir todo lo que sabe, va a ir midiendo. Su primer objetivo ha sido Pedro Pablo Kuczynski y yo creo que va a ir midiendo de acuerdo a cómo vaya avanzando su proceso.

¿Quiénes podrían verse comprometidos?

Si Toledo habla, hay muchos actores que se van a ver complicados, para empezar varios de los que fueron sus ministros, no olvidemos que el gobierno de Toledo fue un gobierno corrupto y Toledo no ha sido el único que ingresó en corrupción en ese periodo; entonces ahí hay varios exministros, varios funcionarios de entidades, como Proinversión por ejemplo. Después están varios empresarios como José Graña, incluso muchos asesores económicos que hoy día aparecen como grandes consultores o que tienen empresas prestigiosas de consultoría, pero que han estado metidos ahí a través de Pedro Pablo Kuczynski, que era el que los reclutaba para el gobierno de Toledo.

Usted me hablaba del lado anímico de Toledo…

Sí, un factor que también hay que ver en Toledo, porque hay algunos que han creído que Toledo iba a venir, se iba a sentar e iba a hablar, yo no creo eso. Toledo tiene algo que para él es valioso: información. Por lo tanto va a ir manejando esa información y uno de los factores para ver en qué momento dice o no, es su estado anímico, porque en el momento en que Alejandro Toledo sienta que la prisión lo empieza a molestar, él va a querer salir a un arresto domiciliario que él mismo ya anunció. No hay que olvidar que Toledo es alcohólico, entonces esos elementos pueden funcionar para que él en un instante diga: “bueno, listo, me convierto en colaborador eficaz y, a cambio de un arresto domiciliario, voy a contar todos los entretelones de la corrupción que hubo en el gobierno y quiénes fueron los actores y los beneficiarios”. Esto nos lleva a pensar algo: hay que pedir un control de Barbadillo porque no vaya a ser que haya gente que quiera que Toledo esté en una cárcel dorada y le estén dando todo lo que necesita para que esté tranquilo allí.