Inicio Actualidad PARA HABLAR DE DERECHOS, PRIMERO DEBEMOS ENTENDER LO QUE ES EL DEBER

PARA HABLAR DE DERECHOS, PRIMERO DEBEMOS ENTENDER LO QUE ES EL DEBER

205

COMENTARIO DE LA ONG CATÓLICA «SIN COMPONENDA»


Existe el derecho a protestar, a realizar marchas por las calles, pero antes está el deber de respetar los bienes ajenos del Estado o de la propiedad privada.

El marchar pacíficamente antes que emplear la violencia y el saqueo, el deber de cuidar su patria y de respetar los derechos de los demás es primacía de la realidad y no enunciados artificiales y maquillados que esconden una verdad: la paz y la tranquilidad, el cuidado del orden público y la seguridad de los ciudadanos que trabajan, que van a la escuela, a las universidades y que también exigen respeto al derecho a sus libertades.

El Episcopado hizo un pronunciamiento de acuerdo a su perspectiva


Redacción Andina – andina.pe


La Conferencia Episcopal Peruana hizo un llamado al diálogo a la ciudadanía y rechazó los actos de violencia en el marco de las próximas movilizaciones sociales anunciadas para este miércoles 19 de julio.

Así, la entidad manifestó que coincide con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al rechazar actos de violencia y vandalismo debido a que deslegitiman las protestas, derecho que se encuentra garantizado por la Constitución del Perú en el artículo 28.

Además, señaló que es una obligación de todos los ciudadanos respetar los derechos humanos y velar por su cumplimiento, además de otros derechos fundamentales como la salud, el tránsito y el trabajo.

Adicionalmente señaló que es importante respetar los bienes públicos y la propiedad privada, evitando acciones como el cierre de vías públicas que impiden el traslado para atender emergencias.

En ese sentido, hizo un llamado al Gobierno peruano y demás instancias públicas a escuchar al pueblo peruano y sus necesidades «porque no hay democracia sin presencia y participación de la población«.

Finalmente, invocó a la ciudadanía a ser responsables de sacar a nuestro país «de la crisis política, social, económica y moral«, así como de respetar y proteger la riqueza cultural del Perú.