Inicio Derechos Humanos NADIE NACE GAY. NOS ENGAÑAN CON IDEOLOGÍA DISFRAZADA DE CIENCIA

NADIE NACE GAY. NOS ENGAÑAN CON IDEOLOGÍA DISFRAZADA DE CIENCIA

414

En este momento de la historia, la Iglesia Católica es el «último hombre en pie» de esta creencia tradicional que es patrimonio común de todo el mundo judeocristiano. Sería una lástima que la Iglesia tirara la toalla, justo en el momento en que la ciencia está demostrando que siempre tuvo razón.

La ciencia lo dice: Nadie nace gay.

En realidad, es más exacto decir: «La ciencia disponible es inconsistente con la afirmación de que la gente nace gay». Hice la exageración deliberada para dramatizar un punto: Nos engañan con ideología disfrazada de ciencia. Se nos dice sistemáticamente que «la ciencia dice que «ser gay» es un rasgo innato e inmutable de un individuo que está más allá de su poder de cambio. Por lo tanto, responsabilizar moralmente a las personas es cruel, irrazonable y, lo peor de todo, anticuado y anticientífico. La Iglesia Católica debe abandonar su antigua enseñanza de que los actos homosexuales son «intrínsecamente desordenados» para estar a la altura de los descubrimientos más modernos de la ciencia.» Pero, ¿y si la «ciencia» no dice tal cosa?

Antes de abordar esta cuestión, permítanme señalar un hecho histórico objetivo: la desaprobación de los actos homosexuales por parte de la Iglesia Católica fue en su momento el consenso de toda la tradición judeocristiana. El lenguaje específico de la Iglesia de que los actos homosexuales son «intrínsecamente desordenados» procede en parte de su largo diálogo con la filosofía griega y tiene un significado filosófico específico. Los actos homosexuales no están «ordenados» al fin propio de los actos sexuales, a saber, la reproducción. Hasta hace muy poco, la extendida opinión judeocristiana coincidía aproximadamente con el actual Catecismo de la Iglesia Católica, según el cual los actos homosexuales «son contrarios a la ley natural». Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una auténtica complementariedad afectiva y sexual. En ningún caso pueden ser aprobados« (2357).

De hecho, la ciencia disponible que analiza el genoma humano dice claramente que no hay base genética para una identidad homosexual. Un estudio a gran escala del genoma humano concluyó que ciertamente no existe un único determinante genético del comportamiento sexual homosexual. El estudio concluyó que «todas las variantes genéticas analizadas representaban entre el 8% y el 25% de la variación en el comportamiento sexual homosexual… y no permiten una predicción significativa del comportamiento sexual de un individuo». El autor principal del estudio declaró a The New York Times que es «básicamente imposible predecir la actividad u orientación sexual de una persona sólo a partir de la genética». El Padre Paul Sullins, investigador principal asociado del Instituto Ruth y profesor emérito de sociología en la Universidad Católica de América, resumió los resultados de este documento tan técnico de la siguiente manera:

«El estudio descubrió que el entorno de desarrollo de una persona -la influencia de la dieta, la familia, los amigos, el vecindario, la religión y una serie de otras condiciones vitales- era dos veces más influyente que la genética en la probabilidad de adoptar un comportamiento u orientación hacia personas del mismo sexo. La influencia genética no procedía de una o dos fuentes fuertes, sino de docenas de variantes genéticas que añadían cada una un pequeño aumento de la propensión al comportamiento homosexual. Una disposición genética basada en un gran número de marcadores en todo el genoma significa que prácticamente todos los seres humanos tienen esta disposición, o grandes porciones de ella. En otras palabras, el estudio no sólo no encontró ningún gen que controlara la identidad homosexual, sino que también estableció que las personas homosexuales no son genéticamente distintas de todos los demás seres humanos en ningún sentido significativo. Las personas homosexuales, podríamos decir, tienen un genoma humano perfectamente normal».

Numerosos estudios sobre gemelos idénticos no concuerdan con la idea de que ser «gay» esté determinado genéticamente. Si así fuera, esperaríamos una «concordancia» del 100% entre gemelos idénticos: es decir, si un gemelo es «gay», el otro también debería serlo. La concordancia real está más cerca de 1/3, según un estudio que revisaba las investigaciones realizadas sobre este tema y decía lo siguiente:

«A pesar de que los gemelos idénticos comparten el 100% de sus genes, los gemelos gay/gay son menos comunes que las parejas de gemelos gay/hetero. Los datos sobre gemelos muestran claramente una contribución genética a la sexualidad (porque incluso una concordancia entre gemelos tan baja como el 25% es significativamente mayor de lo que cabría esperar por azar), pero no una determinación genética (que produciría una concordancia perfecta en gemelos idénticos).»

Esa última frase es una pista para una idea más modesta y menos ideológica sobre los orígenes de la atracción por el mismo sexo, la actividad sexual entre personas del mismo sexo y la autoidentificación como gay o lesbiana. Puede haber una contribución genética a estos sentimientos y actividades, pero no un determinismo genético estricto. Existen pruebas científicas coherentes con esta afirmación. Numerosos rasgos sociales y psicológicos complejos se describen mejor de esta manera: predisposición o contribución genética al rasgo, pero no un determinismo estricto.

Por ejemplo, un importante estudio de 2015 revisó los 2.748 principales estudios de gemelos realizados entre 1958 y 2012 sobre 17.804 rasgos humanos, agrupados en 28 dominios generales de rasgos. (No todos los estudios examinaron todos los rasgos.) El rasgo más cercano a la orientación sexual cubierto por este estudio se denominó «Trastornos psicológicos y conductuales asociados con el desarrollo y la orientación sexual.» El estudio dedujo que la heredabilidad de este conjunto de rasgos era de aproximadamente el 32%.

Para ponerlo en perspectiva, este estudio estimó que la heredabilidad de otros rasgos sociales y psicológicos como la «Religión y Espiritualidad» era del 31%, la de los «Trastornos de la Conducta Alimentaria» rondaba el 40% y la de los «Trastornos Mentales y del Comportamiento debidos al Consumo de Alcohol» rondaba el 41%.

Si en realidad las personas no «nacen así», ¿qué explica que algunas experimenten una atracción persistente hacia personas del mismo sexo? Los científicos no se ponen de acuerdo sobre esta cuestión. Hay varias razones por las que las personas experimentan una atracción persistente hacia el mismo sexo. Incluso la Asociación Americana de Psicología admite:

«No hay consenso entre los científicos sobre las razones exactas por las que un individuo desarrolla una orientación heterosexual, bisexual, gay o lesbiana. Aunque muchas investigaciones han examinado las posibles influencias genéticas, hormonales, de desarrollo, sociales y culturales en la orientación sexual, no ha surgido ningún hallazgo que permita a los científicos concluir que la orientación sexual está determinada por algún factor o factores concretos.»

Como dije antes, «La ciencia disponible es inconsistente con la afirmación de que las personas nacen homosexuales». Las personas que desean persuadir a la Iglesia Católica para que cambie sus enseñanzas sobre la moralidad del comportamiento sexual entre personas del mismo sexo no pueden citar de forma creíble la «ciencia» en su defensa. En este momento de la historia, la Iglesia Católica es el «último hombre en pie» de esta creencia tradicional que es patrimonio común de todo el mundo judeocristiano.

Sería una lástima que la Iglesia tirara la toalla, justo en el momento en que la ciencia está demostrando que siempre tuvo razón.