Inicio Artículos LA TRANSNACIONALIZACIÓN DE LA CULTURA O GLOBALIZACIÓN DE LA CULTURA

LA TRANSNACIONALIZACIÓN DE LA CULTURA O GLOBALIZACIÓN DE LA CULTURA

493

Los católicos no deben estar a la defensiva o incorporando posiciones de liberales que parten del veneno ideológico de la llamada «batalla cultural» cuya fuente global es precisamente los valores del modelo de globalización neoliberal.

Los católicos tenemos una inteligencia de la fe basado en la inteligencia de la realidad que vivimos para afrontar todo lo que es de nuestro entendimiento e interés, comunes a todos nosotros, a nuestra familia, política, educación, economía, salud y un largo etcétera, que vivimos en más de dos mil años como estilo de vida del bien, de lo correcto y del buen obrar para beneficio de todos.

El gran escritor español Juan Manuel de Prada coincide, con muchos intelectuales de fe y razón, que en diferentes partes del mundo están silenciados, algunas veces por el sistema mundial y otros, porque quisieron silenciarse solos.

ESTO ES LO QUE DIJO ÚLTIMAMENTE, JUAN MANUEL DE PRADA

“Los católicos tenemos que introducir una nueva manera de afrontar el estudio de las ciencias, sean económicas, sociales o políticas”.

Uno de los problemas que expuso el escritor es la introducción del conflicto ideológico en nuestra vida intelectual y en nuestro pensamiento católico. “Hemos metido el veneno ideológico en nuestra visión de las cosas”, aseguró.

Ante eso, es la verdadera guerra cultural la que ha de proponer una visión del mundo totalmente distinta. Por ello, De Prada señaló que “los católicos hemos de tener clara nuestra posición y no retroceder, sabiendo que este cambio de mentalidad no lo lograremos en dos días”.

Ante el papel de los católicos, el escritor señaló que “nuestras palabras han de provocar un nuevo cambio, ofrecer una comprensión cabal y global de la realidad que recupere la novedad cristiana frente a las lecturas ideológicas que hoy en día se nos ofrecen”.

EN OTRAS PALABRAS, LOS LAICOS VAYAMOS A POSICIONAR GLOBALMENTE EL NUEVO ORDEN MUNDIAL DEL BIEN.