Inicio Derechos Humanos LA LIBERTAD RELIGIOSA EN PELIGRO EN CANADA

LA LIBERTAD RELIGIOSA EN PELIGRO EN CANADA

67

Se va concretando el autoritarismo comunista del presidente Trudeau contra los cristianos


Redacción Zenit – es.zenit.org


Con dos propuestas de ley respaldadas por el gobierno de Trudeau, Canadá marca el récord del absolutismo totalitario y orwelliano de un Estado contemporáneo, otorgando al gobierno el poder absoluto de reconocimiento, concesión, control y limitación de los derechos humanos inalienables y las libertades fundamentales de todos los ciudadanos. En primer lugar, la idea de eliminar, con la propuesta de ley C-367, cuyo proceso comenzó el pasado noviembre 2023, la cláusula de excepción que protege, de las denuncias penales, a sacerdotes, pastores, iglesias, organizaciones cristianas y simples creyentes que afirman la verdad con amor en la plaza pública.

Hasta ahora, las acusaciones hacia los cristianos por los llamados «crímenes de odio» han sido muy difíciles de probar debido a la «exención religiosa» contenida en la Sección 319 del Código Penal, que establece: «Ninguna persona puede ser condenada por un delito [de crimen de odio]… si, de buena fe, la persona ha expresado o intentado establecer con un argumento una opinión sobre un tema religioso o una opinión basada en una creencia en un texto religioso».

La eliminación de dicha cláusula equivaldrá a la prohibición de compartir públicamente el mensaje cristiano; y los cristianos podrían ser acusados de discriminar a otras religiones al afirmar, según el Evangelio, que Jesús es «el camino, la verdad y la vida» (Jn 14,6).

A esto se suma otra propuesta de ley, presentada por el gobierno canadiense el pasado 26 de febrero, para combatir el odio en línea. La propuesta de ley del gobierno, la Ley de Daños en Línea (Proyecto de Ley C-63), pretende «defender al público infantil y adolescente» de los contenidos en línea, según declaró el ministro de Justicia Arif Virani en días recientes, pero en lugar de castigar a los odiadores seriales por sus crímenes, censura la libertad de expresión, pensamiento y religión.

El gobierno de Trudeau establecerá tres nuevas burocracias nacionales: una Comisión para la Seguridad Digital, un Defensor Civil para la Seguridad Digital y una Oficina para la Seguridad Digital, que requerirán millones de dólares en nuevos gastos. La Biblia, incluyendo el Evangelio y las cartas de San Pablo, el Catecismo de la Iglesia Católica, encíclicas, documentos oficiales del Vaticano, homilías de los Sumos Pontífices: todo podría ser considerado censurable, «odioso» y punible. No es suficiente, al estilo orwelliano perfecto, el ministro Virani ha defendido el nuevo poder (Sección 810.012) previsto por la Ley de Daños en Línea de «imponer arrestos domiciliarios a alguien que se tema que pueda cometer un crimen de odio en el futuro, incluso si aún no lo ha hecho». En otras palabras, estamos ante la presunción de culpabilidad, el Estado totalitario, el soviet comunista del pueblo que colgaba al pueblo…

Con las «buenas intenciones» de muchos gobiernos liberales, que creen que están combatiendo el antisemitismo y el odio al combatir al cristianismo y las virtudes que éste encarna, se está pavimentando el infierno. Canadá bajo Trudeau, una vez más, se coloca a la vanguardia de una transformación iliberal del Estado y consolida un nuevo totalitarismo que, desafortunadamente, contagia a todo Occidente y se asemeja cada vez más al autoritarismo comunista.