Inicio Actualidad LA EUCARISTÍA ES FUENTE Y CUMBRE DE LA VIDA CRISTIANA: JESÚS ES...

LA EUCARISTÍA ES FUENTE Y CUMBRE DE LA VIDA CRISTIANA: JESÚS ES LA EUCARISTÍA Y NO UN MERO SIMBOLISMO

351

El Papa recibió el lunes a los organizadores del Congreso Eucarístico Nacional de Estados Unidos, que se celebrará en Indianápolis en julio de 2024. Será el primer gran evento de este tipo en Estados Unidos desde 1941, y se esperan unos 80.000 participantes. El Pontífice recordó que la presencia de Cristo en la Eucaristía es real y no meramente simbólica.


Redacción Infocatólica – infocatolica.com


Dirigiéndose a los miembros del comité de obispos estadounidenses para el Congreso Eucarístico Nacional el lunes 19 de junio, el papa Francisco dijo que el congreso «marca un momento significativo en la vida de la Iglesia en los Estados Unidos.»

El Papa también bendijo una gran custodia que se utilizará para albergar a Nuestro Señor durante el Congreso Eucarístico Nacional.

Francisco elogió los «esfuerzos del comité para contribuir a un renacimiento de la fe en, y el amor por, la santa Eucaristía» la cual dijo que es «fuente y cumbre de la vida cristiana».

«La Eucaristía es la respuesta de Dios al hambre más profunda del corazón humano», dijo Francisco. «El hambre de vida auténtica, porque en la Eucaristía Cristo mismo está verdaderamente en medio de nosotros, para alimentarnos, consolarnos y sostenernos en nuestro camino».

La campaña de tres años de los obispos para el renacimiento eucarístico, cuyo objetivo es aumentar la devoción a Jesús en la Eucaristía, se encuentra ahora en su segundo año y están previstos grandes eventos nacionales para 2024.

La decisión de emprender la iniciativa siguió a una encuesta de Pew de 2019 que reveló que solo el 31% de los católicos cree en un principio básico de su fe: que el Cuerpo y la Sangre de Cristo están verdadera y sustancialmente presentes en la Eucaristía.

El Congreso Eucarístico Nacional, uno de los eventos culminantes del avivamiento, tendrá lugar del 17 al 21 de julio de 2024 en Indianápolis. Los organizadores esperan que 80.000 fieles de todo el país se reúnan para el congreso, que dicen será «un momento decisivo en nuestra generación»

El Papa lamenta la falta de fe

«Tristemente, hoy en día, hay entre los fieles católicos quienes creen que la Eucaristía es más un símbolo que la realidad de la presencia y el amor del Señor», lamentó Francisco.

Francisco también destacó la importancia de la adoración eucarística en la vida de la Iglesia.

«Creo que hemos perdido el sentido de la adoración en nuestros días», dijo. «Debemos redescubrir el sentido de la adoración en silencio. Es una forma de oración que hemos perdido. Muy poca gente sabe lo que es».

«Corresponde a los obispos catequizar a los fieles sobre la oración a través de la adoración», dijo el Papa al comité, añadiendo que la Eucaristía «es más que un símbolo; es la presencia real y amorosa del Señor.»

«En la Eucaristía, nos encontramos con Aquel que lo dio todo por nosotros, que se sacrificó para darnos la vida, que nos amó hasta el final», dijo Francisco. «Espero, pues, que el Congreso Eucarístico inspire a los católicos de todo el país a descubrir de nuevo el sentido de asombro y admiración ante el gran don de sí mismo del Señor y a pasar tiempo con Él en la celebración de la santa Misa y en la oración personal y la adoración ante el Santísimo Sacramento.»

La devoción a la Eucaristía, dijo Francisco, inspirará «a los fieles a comprometerse con celo cada vez mayor a ser discípulos misioneros del Señor Jesús en el mundo.»

«El amor que celebramos en este sacramento no puede guardarse para nosotros mismos, sino que exige ser compartido con todos», dijo Francisco. «Vas a la celebración de la Misa, recibes la Comunión, adoras al Señor, ¿y después qué haces? Sales a evangelizar».

El Papa pidió que la evangelización y el amor se muestren especialmente hacia los ancianos, a los que llamó «la sabiduría de un pueblo», y los enfermos, «que son la imagen de Jesús sufriente».

Francisco también recordó al comité la necesidad de fomentar las vocaciones al sacerdocio, citando las palabras de San Juan Pablo II de que «no puede haber Eucaristía sin sacerdocio».

Al concluir su discurso, Francisco aseguró al comité sus oraciones y les encomendó a la intercesión de la Inmaculada Concepción, patrona de los Estados Unidos.

«Que todo lo que estáis haciendo sea ocasión de gracia para cada uno de vosotros y dé fruto para guiar a los hombres y mujeres de toda vuestra nación hacia el Señor que, con su presencia entre nosotros, reaviva la esperanza y renueva la vida», dijo el Papa.

Por último, como suele hacer al concluir sus discursos, el Papa pidió al comité que rezara por él.

En declaraciones a los periodistas tras el discurso del Papa, Mons. Andrew Cozzens, presidente del Congreso Eucarístico Nacional, calificó la reunión de «experiencia muy emotiva para todos nosotros», y añadió que «realmente se percibía su pasión por lo que estamos haciendo en el renacimiento eucarístico».

Cozzens dijo que el Congreso Eucarístico Nacional será un «gran momento en los Estados Unidos» y una «oportunidad para reunirnos y encontrarnos juntos con el Señor».