Inicio Derechos Humanos HUNGRÍA, NACIÓN SOBERANA

HUNGRÍA, NACIÓN SOBERANA

375

Recordamos la publicación de finales de abril en el reconocimiento de una nación como Hungría que defiende la familia y la vida; y por sus principios y valores se enfrenta a toda Europa que está en crisis moral

  • El Papa Francisco denuncia la ideología de género y el derecho al aborto e insta a Europa a adoptar los valores familiares
  • Hizo hincapié en la necesidad de una Europa que no sea rehén de los partidos políticos o del populismo autorreferencial, pero que tampoco se disuelva en un supranacionalismo abstracto desconectado de la vida de las personas.

El Papa Francisco entregó un poderoso mensaje contra la ideología de género y el derecho al aborto, calificándolos de elementos de un «camino nefasto» que culmina en una «trágica derrota» en lugar de progreso.

El Papa se dirigió a los líderes civiles y religiosos en el primer día de su viaje a Hungría, con el Primer Ministro Viktor Orbán y la primera mujer presidenta del país, Katalin Novák, entre los presentes.

Durante su discurso, Francisco elogió el compromiso de Hungría de preservar la cultura, la tradición y los valores familiares. Elogió a Novák, cuyas controvertidas políticas a favor de la familia como exsecretario de Estado para Asuntos de la Familia y la Juventud fueron reconocidas por revertir el declive demográfico de la nación, informó el Daily Wire .

El Papa remarcó: «Qué maravilloso… construir una Europa centrada en la persona y en las personas, donde existan políticas efectivas para la natalidad y la familia. Tenemos países en Europa con una edad promedio de 46-48 años, cuidadosamente perseguidos en este país, donde las diferentes naciones son una familia en la que se aprecia el crecimiento y la singularidad de cada uno».

El Papa Francisco ha expresado con frecuencia su preocupación por la disminución de las tasas de natalidad en Europa, y su discurso incluyó una fuerte condena de la «colonización ideológica» por parte de la teoría de género y otras ideologías de izquierda.

“Este es el nefasto camino de la ‘colonización ideológica’, que elimina las diferencias, como en el caso de la llamada cultura de género, o antepone a la realidad de la vida conceptos reduccionistas de libertad, por ejemplo, alardeando como logro un sin sentido ‘derecho al aborto’, que es siempre una derrota trágica», dijo el Papa.

En su discurso, el Papa Francisco también expresó su gratitud al gobierno húngaro por sus esfuerzos humanitarios en todo el mundo, incluida la prestación de ayuda a los cristianos perseguidos en Siria y el Líbano. Haciendo referencia a la propia historia de sufrimiento de Hungría durante la guerra, ofreció oraciones por la paz en Ucrania.