Inicio Actualidad HAITÍ ESTÁ AL BORDE DEL ABISMO

HAITÍ ESTÁ AL BORDE DEL ABISMO

332

Mons. Max Leroy Mésidor, arzobispo de Puerto Príncipe, la capital de Haití, lanza, a través de una entrevista a la Agencia SIR, un nuevo llamado para que la población haitiana, cada vez más sumida en la desesperación, reciba ayuda concreta de la comunidad internacional


Redacción Infocatólica – infocatolica.com


«Está claro que solos no podemos luchar contra el mal que ha echado tantas raíces», dice sin rodeos el arzobispo, describiendo una situación en el país, y especialmente en la capital y sus suburbios, completamente fuera de control, donde «el Estado sólo está presente de nombre».

Según las cifras dadas a conocer en los últimos días por Naciones Unidas, en el informe periódico de su oficina integrada en Puerto Príncipe, en el segundo trimestre de 2023, la violencia en Haití aumentó otro 14% en comparación con el primer trimestre, con 1.860 personas muertas, heridas o secuestradas.

El aumento de la violencia de bandas sigue concentrándose principalmente en la capital, Puerto Príncipe, y su interior, con casi 300 personas muertas o heridas por francotiradores en el barrio pobre de Cité Soleil.

Entre los muertos de abril a junio hubo 13 policías y más de 460 miembros de bandas, la mayoría linchados o muertos en tiroteos con la policía. Al menos 230 presuntos miembros de bandas criminales murieron como consecuencia del levantamiento civil, bautizado como «Bwa kale», una especie de contrarreacción desde abajo contra las bandas criminales, mediante métodos violentos. Otras 298 personas fueron secuestradas durante el mismo periodo, en este caso un descenso del 24% respecto al trimestre anterior. En este contexto, la embajada de Estados Unidos pidió a sus compatriotas que abandonaran el país.

Las perspectivas de intervención de una fuerza policial internacional, aunque preconizadas por la ONU, no terminan de despegar, aunque hace unas semanas se habló de un contingente dirigido por Kenia. Pero incluso esta iniciativa se ha empantanado en una serie de vetos cruzados.

Excelencia, la situación en Puerto Príncipe parece estar cada vez más fuera de control. ¿Podría describirla en pocas palabras?

La inseguridad hace estragos en Puerto Príncipe desde hace más de dos años. Pero en los últimos meses la situación ha empeorado considerablemente. Las bandas controlan más de tres cuartas partes del territorio de la capital. Sin el menor riesgo de ser interrogadas, reivindican sus abominables crímenes: robos, violaciones, saqueos, incendios provocados, secuestros y asesinatos. Multiplican sus demostraciones de fuerza, ocupando cada día nuevas zonas ante la mirada impasible e indiferente de las autoridades.

El Estado sólo existe de nombre. El pueblo está abandonado a su suerte o, peor aún, a los bandidos. Como consecuencia directa, lugares públicos como escuelas y polideportivos son invadidos por personas que se ven obligadas a huir precipitadamente de sus hogares debido a las bandas que imponen sus leyes por doquier.

¿Está desesperada la gente? ¿Cuál es el estado de ánimo de la gente? ¿Es comprensible y justificable el movimiento Bwa kale?

Gran parte de la población se hunde en la desesperación. Los que pueden se refugian en Estados Unidos, o en otros países latinoamericanos. El pasado mes de abril, los habitantes de algunos barrios iniciaron una reactivación a través del movimiento «Bwa kale», eliminando físicamente a quienes sospechaban que eran asesinos o cómplices. Este movimiento tuvo cierto efecto, ya que los secuestros disminuyeron significativamente durante un mes. Pero pronto mostró sus límites, ya que las bandas se volvieron más activas y crueles a partir de junio. Por otra parte, no podemos alentar una justicia precipitada para la población que sufre, aunque la comprendamos.

Es responsabilidad de las fuerzas del orden garantizar la seguridad de la vida y la propiedad. Desgraciadamente, mientras las autoridades muestren tanta pasividad ante la violencia cruel e indiscriminada de las bandas, la población buscará justicia por sí misma.

¿Se las arregla de alguna manera la Iglesia para llevar a cabo su labor y su evangelización? ¿Cómo y con qué prioridades?

La Iglesia comparte la suerte de la población; también está particularmente expuesta. Sacerdotes y religiosos han sido secuestrados y luego liberados a cambio de un rescate. Como saben, una religiosa italiana, Sor Luisa Dell’Orto, fue fríamente ejecutada a plena luz del día el año pasado. Las parroquias fueron cerradas, así como nuestro centro de formación pastoral. La catedral fue parcialmente incendiada por un grupo armado en julio de 2022.

¿Cómo se las arregla usted para estar presente entre los fieles en un contexto tan peligroso?

Mis desplazamientos son muy limitados. Sólo puedo visitar una parte de la archidiócesis. Los retiros, las reuniones pastorales y las sesiones de formación catequética y litúrgica, como las celebradas la semana pasada, se organizan en dos o tres lugares distintos porque, en varios sitios, la carretera principal está ocupada por bandidos fuertemente armados.

Es muy difícil continuar nuestra labor de evangelización, pero la Iglesia sigue en pie. Acompaña a los fieles en la medida de lo posible.

¿Qué pide al mundo, a las instituciones internacionales y a Europa?

Está claro que solos no podemos luchar contra este mal que ha echado tantas raíces en el país. Como nosotros, la Conferencia Episcopal de Haití, escribimos el pasado mes de marzo, «en nombre de la solidaridad internacional y de la fraternidad universal, las instituciones internacionales tienen el deber de ayudarnos en un momento en que todo un pueblo está expuesto al terror de las bandas. Ha llegado el momento de actuar concretamente».

¿Una fuerza internacional podría ser la solución?

La inmensa mayoría de mis compatriotas esperan que la comunidad internacional preste un apoyo sólido y eficaz a la policía nacional, en hombres y material, para poner fin a la violencia de las bandas y permitir que el país recupere la estabilidad democrática e institucional.

Este apoyo sería un primer paso decisivo.

Pero también necesitamos algo más: un amplio consenso entre los actores políticos, las asociaciones empresariales y los sindicatos. Los haitianos debemos ser capaces de hablar con sinceridad, sin fingimiento ni hipocresía, y comprender que hay un interés superior que salvaguardar: el futuro de nuestro país. ¡Que Dios nos ayude!