Inicio Noticias Internacionales EL RÉGIMEN DE CUBA ES RESPONSABLE DE LA MUERTE DEL ACTIVISTA CATÓLICO...

EL RÉGIMEN DE CUBA ES RESPONSABLE DE LA MUERTE DEL ACTIVISTA CATÓLICO OSWALDO PAYÁ, SEGÚN INFORME DE LA CIDH

221

Redacción Aciprensa – aciprensa.com


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publicó un informe en el que se identifican “indicios serios y suficientes” para concluir que “agentes” del gobierno de Cuba participaron en las muertes del fundador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) Oswaldo Payá y del activista Harold Cepero.

“Este informe de la CIDH, más de 10 años después de sus muertes, nos da un poco de esperanza en que algún día se haga justicia. Es importante reconocer que la dictadura cubana estuvo detrás de la muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero”, declaró a ACI Prensa este martes Osvaldo Gallardo, laico católico y activista por la libertad religiosa en Cuba.

Oswaldo Payá y el dirigente juvenil Cepero perdieron sus vidas el 22 de julio del año 2012 cuando se dirigían en un vehículo al oriente de la isla. La versión del gobierno era que se trató de un accidente de tránsito. No obstante, este hecho ocurrió después de que ambos opositores fueran “sujetos a diversos actos de violencia, hostigamiento, amenazas, atentados contra su vida”, apunta el informe publicado por la CIDH el 9 de junio de 2023.

El español Ángel Carromero, quien al momento del atentado conducía el vehículo y sobrevivió, fue condenado por estos hechos. Sin embargo, el documento de la CIDH indica que Carromero “resultó vulnerado en sus derechos a las garantías judiciales en el marco del proceso penal que se le siguió”.

El informe de la CIDH concluye que el Estado cubano violó los derechos a la vida, honra, libertad de expresión y al proceso regular en perjuicio de Payá y Cepero, así como otros derechos contenidos en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre.

Además, el documento identifica “múltiples irregularidades y omisiones en la investigación seguida” por el Estado.

“En particular, la CIDH nota que inmediatamente después de ocurrido el hecho, las autoridades estatales mantuvieron una posición oficial sobre que lo sucedido fue un accidente vehicular. Ello sin que se haya realizado ninguna diligencia, pericia o valoración de las declaraciones de las personas sobrevivientes, así como el seguimiento de líneas de investigación relacionadas con la participación de agentes estatales en los hechos”, sostiene.

“Por el contrario, de acuerdo a lo sostenido por el señor Carromero y que no ha sido controvertido por el Estado, este fue amenazado para que confiese que él era el único responsable del accidente”, añade el informe.

El organismo internacional también asegura que, a pesar de las múltiples solicitudes, “los familiares nunca tuvieron acceso a los informes de autopsia ni al contenido de las diligencias realizadas”.

En ese sentido, la CIDH concluye que el Estado de Cuba es responsable, entre otras vulneraciones de derechos humanos, por la violación del derecho a la justicia de los familiares de Payá y Cepero.

Rosa María Payá Acevedo, hija del fallecido fundador del MCL y promotora de la iniciativa Cuba Decide, señaló este martes que “después de más de 10 años, la verdad se ha impuesto”.

“Ahora es oficial, tal y como demuestra esta decisión de la CIDH, el régimen cubano asesinó a mi papá, Oswaldo Payá, y a Harold Cepero. Nada podrá compensar las pérdidas que sufrieron nuestras dos familias, pero hoy estamos más cerca de la justicia, esa que sólo llegará cuando se cumpla en nuestro país el legado de democracia y libertad al que mi papá y Harold dedicaron sus vidas”, escribió la activista en un mensaje publicado en redes sociales.

Según Payá Acevedo, este informe “no es sólo un alivio para nuestras familias que tanto hemos luchado por el reconocimiento de la verdad, sino una victoria para todos los cubanos que han sido y son víctimas de la dictadura de los Castro”.

En declaraciones concedidas a ACI Prensa, Gallardo, activista cubano de 47 años, señaló que Oswaldo Payá (fallecido a los 60) era para “los jóvenes laicos de mi generación un símbolo de la Cuba que debía venir”.

Aseguró que con este informe “estamos limpiando no sólo la muerte de Payá y de Cepero, sino la muerte de tantos cubanos que fallecieron en circunstancias extrañas y desconocidas, pero que detrás está la mano larga de la dictadura”.

“Payá fue un símbolo entonces y lo sigue siendo hoy, en su obra, en su vida y también en su muerte. Payá fue un cristiano, un católico cabal, que por su compromiso de fe desde la Doctrina Social de la Iglesia, tuvo el valor, el coraje y la resolución de luchar por la libertad de su pueblo hasta entregar su propia vida”, recordó Gallardo.

El activista aseguró que muchos cubanos y miembros de la Iglesia Católica sienten gratitud y honran su memoria.

Recomendaciones del informe al Estado de Cuba

La CIDH instó al Estado de Cuba a cumplir una serie de recomendaciones, entre las que se destacan la reparación material e inmaterial de las víctimas y familiares, como también iniciar una investigación en el fuero penal “diligente, efectiva y dentro de un plazo razonable” para “esclarecer los hechos, identificar responsables, e imponer las sanciones que correspondan”.

Asimismo, solicita promover “mecanismos de no repetición”, como “cesar la criminalización de quienes ejercen el derecho de libertad de expresión y de asociación, incluyendo disidentes políticos y personas defensoras de derechos humanos”.

También pide “garantizar que las personas defensoras de derechos humanos puedan llevar a cabo su trabajo y cooperar libremente con los mecanismos de derechos humanos sin temor a intimidación o represalias, y sin restricciones indebidas”.

La CIDH insta finalmente al Estado cubano a adecuar “las leyes, procedimientos y prácticas a las normas internacionales sobre derechos humanos en materia de debido proceso, acceso a la justicia y libertad de expresión”.

Este informe se incluirá en el reporte anual de la CIDH a la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos.

Gallardo agregó: Este “acto de justicia nos invita a seguir diciendo la verdad del Evangelio para Cuba y nos da esperanzas de que la noche no sea eterna”.

“Este es también un acto de justicia para la familia de Payá, sus amigos y sus compañeros de lucha del MCL. Y esperamos que otros organismos internacionales se sumen a este acto de justicia y proclamen la verdad. La memoria de Payá debe ser honrada de esta manera”, añadió.