Inicio Actualidad EL PAPA FRANCISCO QUIERE SER ENTERRADO EN SANTA MARÍA LA MAYOR

EL PAPA FRANCISCO QUIERE SER ENTERRADO EN SANTA MARÍA LA MAYOR

547

“Ya está preparado el lugar”, contestó el Papa a una pregunta en torno a su muerte. La interrogante se la formularon desde N+, una cadena de noticias mexicana de la marca Televisa.


Redacción Zenit – es.zenit.org


Pero, ¿dónde es ese lugar? Lo precisó también Francisco: “Y como siempre le prometí a la Virgen (…) Quiero ser enterrado en Santa María Mayor”.

Si una iglesia romana ha quedado asociada al Papa Francisco es justamente la basílica de santa María la mayor, una de las cuatro grandes basílicas romanas. Se trata de la primera iglesia dedicada a la Virgen María en la historia de la humanidad y el lugar a donde el Papa Francisco acude antes de cada viaje apostólico y también al regreso. Tal vez también en este contexto se debe entender el reciente obsequio que hizo el Pontífice a la advocación mariana allí venerada: unas rosas de oro el pasado 8 de diciembre.

El Papa Francisco abre aún más el corazón y dice por qué allí: “Sí, porque es mi gran devoción. Mi gran devoción. Y antes, ya cuando venía, siempre iba ahí el domingo en la mañana que estaba en Roma, me iba un rato allí. Sí hay una ligazón muy grande”.

En la entrevista se aborda el tema de la salud de Francisco. “Creo que este año 2023 ha sido el más complejo para su salud porque ha estado hospitalizado en marzo, debido a una bronquitis también aguda”, dice la periodista, y continúa: “Luego en junio, otra intervención para esta hernia intestinal, después de lo de la diverticulitis en el 21 y ahora lleva dos semanas, poco más de dos semanas con otra vez con bronquitis, no pudo irse a Dubái.  En fin, lo hemos visto cancelar eventos y todo eso. ¿Nos tenemos que preocupar. ¿O cómo se siente usted?”. Y a eso el Papa reconoce que sí nos debemos preocupar: “Sí, un poquito, sí. Necesito que recen por mi salud. La vejez no viene sola. La vejez no se maquilla, es ella sola, se presenta como es”.

Sin embargo, el Papa Francisco dice que hay que “saber aceptar los dones de la vejez. Se debe aceptar que uno puede hacer mucho bien desde otra perspectiva. Es verdad que los viajes ahora están repensados todos.  Pueden ser más lejos, pero están repensados, Esos son límites. ¿No es cierto? El límite que a uno le hacen al final de cuentas de que todo acá termina y empieza otra cosa, te madura mucho la vejez,  es lindo”.