Inicio Artículos EL ODIO EN LA POLÍTICA

EL ODIO EN LA POLÍTICA

284

El odio es un estado del alma decía Václav Clave dramaturgo, escritor y político checo. Fue el último presidente de Checoslovaquia y el primer presidente de la República Checa.

En verdad el odio es así, cuando en el interior de todo observador que conoce de la integridad multidimensional del ser humano, ve los caracteres de los odiadores y determina que hay un elemento psicológico que inquieta, lo turba o desespera a una persona. Es un sentimiento obsesionado, perverso y ajeno de la realidad, porque en su propio mundo subconsciente desea lo que tiene o muestra el otro.; entonces sus frustraciones lo vuelcan para nadar en el estado mental permanente del odio.

En la política como en todos los espacios de la actividad humana se evidencia todo ello, pero ahora sólo vamos a describir lo que es en la política peruana.

Comúnmente vemos líderes, cabeza o representantes de movimiento o agrupaciones políticas que por sus «antis» mienten, engañan, injurian, difaman y expanden sus venenos en cuanto tenga ocasión de hacerlo. Havel dijo alguna vez que «los que odian duerme el perverso sentimiento de ser los únicos representantes auténticos de la verdad completa —quieren convertirse en el centro del mundo y se encuentran frustrados e indignados ni les acepte o preste atención».

Conductas, tendencias e inclinaciones que lo vemos en supuestos líderes de la política peruana de izquierda o de derecha cuyo sentimiento de odio a todo lo que hace y dice el otro, oponente, adversario o enemigo, le afecta, le causa herida interior y la desahoga desacreditando o hablando mal de su víctima concreta.

Es que el hombre pierde su condición de ser multidimensional y dominado por el factor único de sentimiento de odio, pierde sus razonamientos claros e imparciales para aventar y defender ficciones ideológicas capaz de deshumanizar el pensamiento, la moral, y la intimidad del ser. Es el mundo planetario global que se construye de esta manera para causar crisis y confusiones a través del alejamiento de la verdad y de lo real.

Los que mayormente han aprendido el manejo de la falacia para torcer realidades, están en el lado de la izquierda: comunistas, socialistas, marxistas y por el lado de la izquierda caviar también hay buenas cantidades de frustrados líderes que debidamente financiados viven en completa irracionalidad.

Generalmente cuando critican hasta llegar al odio, a los que tienen poder gubernamental o ejercen autoridad alguna por las formas de sus acciones u actos realizados: injusticias, robos, y riquezas indebidas, nepotismos, entre otros, en perjuicio de la clase pobre y marginados, pues, cuando ellos, los criticadores y líderes de izquierda, llegan al poder se comportan peor que aquellos a los que criticaban.

Revisen la política peruana y los últimos gobiernos y líderes de alto nivel y bajo nivel habidos y encontrarán respuestas.

Sin embargo, debemos decir, existe también el odio en la prensa mostrado por periodistas odiadores descarnados, pero eso lo veremos más adelante.