Inicio Actualidad EL INFAME MEMORÁNDUM ELAVORADO POR EL FALLECIDO KISSINGER QUE CONVIRTIÓ EL CONTROL...

EL INFAME MEMORÁNDUM ELAVORADO POR EL FALLECIDO KISSINGER QUE CONVIRTIÓ EL CONTROL DE LA POBLACIÓN EN UN ARMA EN LA GUERRA FRÍA

267

«Incluso hoy en día, su argumento de que la seguridad nacional de Estados Unidos depende de hacer la guerra a la población sigue utilizándose para justificar la promoción del aborto, la esterilización y la anticoncepción en todo el mundo»


Redacción InfoCatólica – infocatolica.com


Steven W. Mosher es el presidente del Instituto de Investigación de la Población (Population Research Institute- PRI), un grupo de trabajo formado por investigadores cuya finalidades principales son, exponer el mito de la superpoblación, los abusos contra los derechos humanos cometidos en programas de control demográfico y poner en valor a las personas, como el mayor recurso del mundo.

Desde esa perspectiva ha comentado lo que desde su punto de vista es la principal acusación que se puede realizar al recién fallecido Hernry Kissinger en un artículo publicado en Mercatornet

KISSINGER CONVIRTIÓ EL CONTROL DEMOGRÁFICO EN UN ARMA DE LA GUERRA FRÍA

Hay muchas cosas que criticar de la carrera de Henry Kissinger. Los izquierdistas señalan el bombardeo de Camboya durante la guerra de Vietnam, la complicidad estadounidense en el golpe de Estado en Chile que derrocó al régimen comunista de Salvador Allende y su injerencia en la política iraní.

Los conservadores, por su parte, subrayan su traición a los vietnamitas del sur y el abandono del Taiwán democrático. Añaden que calificar a Kissinger de estadista erudito, como hacen algunos, no tiene sentido teniendo en cuenta su servicio durante décadas a la China comunista como lobista/apologista a sueldo del régimen.

Pero yo lanzaría una acusación adicional contra el otrora diplomático estadounidense:

Fue Henry Kissinger, como Consejero de Seguridad Nacional de Nixon, quien supervisó la elaboración de un infame memorándum que convirtió el control de la población en un arma en la Guerra Fría. Incluso hoy en día, su argumento de que la seguridad nacional de Estados Unidos depende de hacer la guerra a la población sigue utilizándose para justificar la promoción del aborto, la esterilización y la anticoncepción en todo el mundo.

El Memorándum de Estudio sobre la Seguridad Nacional 200 (NSSM 200), como se denominó el memorándum, se conoció más comúnmente como «El Informe Kissinger» en honor a su autor. El informe de 250 páginas, un esfuerzo conjunto de la NSA, la CIA, el Departamento de Estado y el Pentágono, se mantuvo en secreto -por una buena razón- hasta que finalmente se desclasificó en 1989.

Creyendo que la gente significa poder, y preocupados por el declive demográfico de Occidente, estos practicantes de la realpolitik trataron sin reparos de provocar un descenso de la fertilidad entre los pueblos más prolíficos. Y estaban totalmente preparados para engañar y obligar a otros países a hacerlo.

El Informe Kissinger advertía que «si las tasas de fertilidad actuales se mantuvieran constantes, la población de 3.900 millones de 1974 aumentaría a 7.800 millones en el año 2000 y alcanzaría la cifra teórica de 103.000 millones en 2075» [cursiva añadida]. (cursiva añadida) Habiendo conjurado esta avalancha imposible de humanidad, ¿qué consecuencias preveían estas agencias «secretas» para América?

El informe argumentaba que el rápido crecimiento de la población era una amenaza para la seguridad porque provocaría una competencia por las materias primas necesarias para la economía estadounidense y proporcionaría oportunidades a la Unión Soviética y China para promover revoluciones comunistas y reclutar Estados clientes.

Así se declaró que el control de la población era un arma en la Guerra Fría. El resultado inmediato fue un enorme aumento del gasto en control de la población por parte de Estados Unidos y sus aliados. Decenas de países de todo el mundo fueron identificados como objetivos, especialmente los que se consideraban vulnerables a la insurrección comunista, como Tailandia y Filipinas, y los que se asentaban sobre metales valiosos, incluidas las naciones que componían la franja meridional de África.

El control de la población, al preservar nuestro acceso a materias primas estratégicas y frenar la expansión del comunismo, eliminaría futuras amenazas a la seguridad nacional estadounidense. De este modo se preservaría la ventaja global de Estados Unidos en armamento, riqueza y músculo geopolítico en general.