Inicio Actualidad EL ARQUITECTO DE LOS MASONES ES LUCIFER

EL ARQUITECTO DE LOS MASONES ES LUCIFER

547

LOS INCAUTOS E IGNORANTES DESCONOCEN QUE EL ARQUITECTO DE LOS MASONES ES LUCIFER

LOS PARTIDOS POLÍTICOS ESTÁN PERMITIENDO INFILTRACIONES DE ELEMENTOS MASONES QUE DICEN TENER DERECHO COMO CIUDADANOS A INTERVENIR EN POLÍTICA. 

OK ESO ESTA BIEN, LO QUE NO ESTÁ BIEN QUE SE LES INVITE A ATERRIZAR EN PISTAS CRISTIANAS CUYAS IDEOLOGÍAS, PRINCIPIOS Y VALORES SON INCOMPATIBLES CON LOS PENSAMIENTOS DESTRUCTIVOS DE LA FE CATÓLICA, SU HISTORIA MILENARIA Y SU DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA.

¿Qué es la masonería?

“Asociación universalmente extendida, originariamente secreta, cuyos miembros forman una hermandad iniciática y jerarquizada, organizada en logias, de ideología racionalista y carácter filantrópico”. Así define la Real Academia Española de la Lengua la masonería, aunque tras esa definición sobre estas sociedades secretas nacidas en el siglo XVIII y muy activas todavía en el siglo XXI hay mucho más que decir.

Pincha aquí para adquirir ahora ‘Yo fui masón’ de Maurice Caillet.

Maurice Caillet, exmasón que se convirtió al catolicismo, relata en Yo fui masón (Libros Libres) que en la masonería hay distintas obediencias en las que están organizadas las logias. Se organiza en distintos grados en los que los miembros van siendo iniciados, desconociendo lo que hay por encima de ellos. Caillet recuerda que “la masonería parte de una formación esotérica, secreta y sólo impartida a los iniciados en función de su grado, cuya finalidad es revelar progresivamente los misterios que esconderían los dirigentes de la religión esotérica”.

Más allá de los grados iniciales, Caillet desvela “una segunda estructura iniciática, mucho menos conocida, sino ignorada por los profanos, es decir, los no iniciados, y curiosamente, ¡hasta por algunos iniciados! Se trata de los talleres de perfeccionamiento, compartimentados en cuatro niveles estancos que van del 4º al 33º grado, según ciertos ritos. No hay comunicación entre los talleres superiores y los inferiores. El paso de un nivel a otro se hace por cooptación, y la gestión de esta pirámide corresponde a un colegio de grandes iniciados, desconocidos para los masones de base y aún más para la prensa, que preside un Gran Comendador elegido de por vida”.

Para conocer la realidad más oculta de estas logias, Caillet rescata las palabras de uno de estos grandes comendadores, como fue Albert Pike, que dijo: “Lucifer, el Dios de la Luz y el Bien, lucha por la humanidad contra Adonai, Dios de la Oscuridad y del Mal”. Sin embargo, muchos masones poco iniciados ni siquiera son conscientes de esta realidad satánica que hay en los ritos masónicos.