Inicio Artículos DÍA DE LA MADRE: «MUJER AHÍ TIENES A TU HIJO»

DÍA DE LA MADRE: «MUJER AHÍ TIENES A TU HIJO»

243

FELIZ DÍA A TODAS LAS MADRES LES DESEA LA ONG CATÓLICA «SIN COMPONENDA»

Jesús cuando vio a su madre y al discípulo que amaba bajo el madero, también vio a todas las madres del mundo y estableció la relación materna, la figura materna divina y humana.
Jesús de esta manera establece relaciones nuevas de amor entre María, las madres del mundo y de todos los cristianos y las madres terrenales que colaboran con Dios dando nueva vida.

Pero esta creación maternal nueva de Jesús tiene una connotación especial, La alegría de establecerse un vínculo umbilical entre madre e hijo como lo tuvo María con Jesús y como lo tiene cada madre con el hijo de sus entrañas cuya alegría parte desde el momento que ve a su criatura por primera vez; belleza absoluta de toda madre que ama

Este escenario de belleza encierra un mandato de Jesús agonizante que en su sabiduría y poder creaba la misión maternal y así mismo la de relevar la condición de «Mujer», apelativo que Jesús siempre usaba con su Madre María, con María Magdalena y en toda ocasión cuando hablaba con una mujer. Lo hacía, para que recuerde su identidad y la diferencia con el varón en la que ambos unidos, se complementan.

He ahí a tu hijo, identifica también tres cosas:

1. Condición de mujer para seguir una vida cristiana de bien.
2. Condición de madre para dar nueva vida como don de Dios, porque cada hijo es un regalo.
3. Que hay una Mujer Divina, Madre de Dios y madre nuestra, de todos nosotros y que tiene los mismos sentimientos y cuidados con sus hijos con la diferencia que nuestra Madre celestial tiene un amor infinito y un poder mayor por voluntad de Dios para guiar, orientar y enseñar y llevarnos donde su Hijo para conducirnos y comportar nuestras conductas en hacer y pensar sólo en el bien.

Aquellas personas que erradamente por falta de entendimiento luchan contra la maternidad , y con nacimientos de nuevos niños, no sabe que están luchando contra la fortaleza maternal divina y con la maternidad terrenal en otras mujeres obviamente creada por Dios y, al que nadie puede vencer.

Felices las mujeres que se convierten en madre y bienaventurados aquellos hijos que nunca olvidan a su madre, la que los vio nacer y que desde el vientre materno eran alimentados y oxigenados desde la circulación materna por el cordón umbilical, que los mantiene unidos por siempre.

«MADRE HAY UNA SOLA».»MADRE HE AHÍ A TU HIJO»

«FELIZ DÍA DE LA MADRE»