Inicio Noticias Internacionales DESENMASCARAN AL PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ESPAÑA

DESENMASCARAN AL PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ESPAÑA

232

Los corruptos siguen una misma línea, porque siguen la misma escuela aprendida de las mentiras para engañar. En el Perú lo aplicó Vizcarra, y, con mayor gemelidad al presidente de España por sus mentiras y robo al Estado, los desparramó Pedro Castillo.


Redacción El Debate – eldebate.com


Toda corrupción comienza por una mentira. Recuerden que el instrumento que Sánchez utilizó para llegar a la Presidencia del Gobierno de España fue una Moción de Censura destructiva que cabalgaba sobre una mentira judicial que un juez amigo había colado en una sentencia. A partir de ahí, mentiras encadenadas y corrupción asegurada.

Desde el uso indiscriminado y opaco del Falcon (utilización de dinero público para fines privados) hasta los nombramientos para cargos y/o empresas públicas de amiguetes perfectamente indocumentados, pasando por las subvenciones a empresas ruinosas propiedad de su familia o amigos, no ha habido fango en el que Sánchez no se haya refocilado.

Pero lo más grave de las mentiras y de la corrupción practicada por Sánchez no es lo que se puede concretar en dinero, aunque el sustraído sea nuestro dinero.

EL ROBO MAYOR

El robo mayor que el aún presidente ha perpetrado contra todos nosotros ha sido el de nuestros derechos de ciudadanía.

Él ha sido el que cerró inconstitucionalmente y por dos veces consecutivas el Congreso de los Diputados, robándonos a todos los españoles el derecho a que nuestros legítimos representantes controlaran la acción del Gobierno.

Él fue quien de forma inconstitucional metió a Iglesias en la Comisión del CNI, el lugar en el que se controla la seguridad nacional, lo que supuso hurtarnos el derecho a la seguridad a todos y cada uno de los españoles.

Él fue quien nos robó el derecho a proteger nuestra salud despreciando los informes que alertaban sobre la pandemia, quien mantuvo y animó a las concentraciones del 8M de 2020, quien mintió sobre la existencia del comité expertos que «amparaba» sus decisiones (entre otras, no utilizar mascarillas cuando era una medida implantada en toda Europa).

Era él quien falseó los datos sobre los muertos por la COVID y nos robó nuestro derecho a conocer la verdad utilizando a la Fiscalía para archivar todas las denuncias por mala praxis del Gobierno.

Pedro Sánchez ya ha demostrado que con él no hay regla que valga ni límite que no esté dispuesto a traspasar. No hay más que ver quiénes son sus socios y cómplices.

Para un narcisista de libro como Sánchez, un vanidoso que fantasea con un poder ilimitado y cree merecer un estatus superior, la mentira es un mero trámite, un «cambio de criterio» que no es criticable en alguien que cree merecer un estatus superior. Esa pulsión es la que le ha movido a comparecer ante los medios –desde el mismo momento en que decidió castigar a los españoles por no haberle votado y convocó elecciones generales en plena calima– aplicando el guion de los principios de la propaganda de Goebbels.

A PUERTAS DE UN GRAN DEBATE ENTRE EL REPUDIADO PRESIDENTE SÁNCHEZ, EL FARSANTE VS EL SENADOR FEIJOO, PRESIDENTE DEL PARTIDO POPULAR

A nadie debe extrañarnos, pues, que en lo que se ha dado en llamar la última bala del sanchismo, el «debate» con Feijóo, el farsante vaya a implementar, uno a uno, cada uno de esos principios. Resulta tan evidente que me atrevería a enumerar ahora mismo, uno a uno, cada uno de esos principios a expensar sólo de colocarle al lado el momento del «debate» en el que Sánchez utilizó la bala que lleva ese nombre.

Desde el principio de simplificación (adoptar una única idea, un único símbolo, para individualizar al adversario convirtiéndolo en un único enemigo) hasta el principio de trasposición (cargar contra el adversario los propios errores o defectos y, si no se pueden negar las malas noticias, inventar otras que las distraigan) todo va a valer para el convento, todo será utilizado para embarrar, para enfangar, para falsear la verdad pervirtiendo el lenguaje. O sea, para seguir mintiendo.

Alberto Núñez Feijóo, preparando el debate en su despacho este lunes

EL CONTRASTE

Feijóo exhibe tranquilidad en las horas previas al debate frente al nerviosismo de Sánchez

A Sánchez no le gusta la España plural que nuestra Constitución define y ampara, y es por eso por lo que desprecia y odia la alternativa que representa la oposición democrática. Él ya ha demostrado a lo largo de los cinco años que lleva en la presidencia del Gobierno de España que odia la libertad porque tiene aversión a todo aquello que no puede controlar.

Pero también está demostrado –así lo acaban de decir los españoles en las urnas– que si plantamos cara a este farsante que ha comerciado con la vida, la seguridad y la historia de nuestro país conseguiremos que las verdades no tengan complejos y las mentiras parezcan mentiras…

Pues eso. Y mañana, desenmascarando al farsante con los principios de la propaganda de Goebbels, uno a uno.