Inicio Videos CARDENAL SARAH ADVIERTE QUE EL ENEMIGO HOY ES UN «ATEÍSMO PRÁCTICO» QUE...

CARDENAL SARAH ADVIERTE QUE EL ENEMIGO HOY ES UN «ATEÍSMO PRÁCTICO» QUE PULULA DENTRO DE LA IGLESIA

215

«No se trata de un rechazo frontal de Dios, pero se le deja de lado», dijo sobre una mentalidad atea práctica. Sin embargo, añadió, «la crisis no es tanto el mundo secular y sus males, sino la falta de fe dentro de la Iglesia.»

Redacción infocatolica.com

El cardenal Sarah, que es de Guinea en África Occidental, fue Secretario de la Congregación de la Evangelización de los Pueblos bajo Juan Pablo II, nombrado cardenal por el Papa Benedicto XVI, y se convirtió en prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos bajo el Papa Francisco. Se retiró de ese cargo en 2021, cuando alcanzó la edad de jubilación de 75 años.

Autor prolífico conocido por su firme defensa de la ortodoxia católica, el cardenal Sarah, que cumplirá 79 años el 15 de junio, habló durante casi una hora en una abarrotada sala de conferencias de la Busch School of Business de la CUA. Su discurso, copatrocinado por el Instituto Napa y el Centro Católico de Información de Washington, D.C., ofreció una franca valoración de lo que él considera una gradual pero constante relajación y marginación de la fe religiosa en Occidente.

ATEÍSMO PRÁCTICO

Hace más de 30 años, el Papa San Juan Pablo II contribuyó a la caída de la Unión Soviética, que había intentado imponer su ateísmo comunista en su Polonia natal y en el resto del mundo.

«Por un lado, ganamos esa guerra», reflexionó el cardenal Robert Sarah en un discurso pronunciado el jueves por la noche en la Universidad Católica de América en Washington, D.C. según relata el National Catholic Register.

Pero en otro nivel, añadió, esa guerra «continúa a nivel global y nacional». Así en lugar de un ateísmo ideológico y endurecido, el enemigo hoy es un «ateísmo práctico». Aunque no llegue a negar la existencia de Dios, explicó el alto prelado africano, lo considera irrelevante para la vida moderna.

En las décadas transcurridas desde la caída del Telón de Acero, dijo, esta misma «peligrosa enfermedad» ha hecho estragos en Europa, donde la fe católica, que durante siglos dio forma y definió no sólo al continente sino a la civilización occidental, está «moribunda o muerta». Y lo que es más preocupante para el cardenal Sarah, se ha instalado en la Iglesia.

«Cuántas veces oímos decir a teólogos, sacerdotes, religiosos e incluso a algunos obispos -o conferencias episcopales- que necesitamos ajustar nuestra teología moral a consideraciones que son sólo humanas», dijo.

Sin embargo, «una Iglesia basada en resoluciones humanas», advirtió el cardenal, «se convierte sólo en una Iglesia humana».

«No se trata de un rechazo frontal de Dios, pero se le deja de lado», dijo sobre una mentalidad atea práctica. Sin embargo, añadió, «la crisis no es tanto el mundo secular y sus males, sino la falta de fe dentro de la Iglesia.»

«¿Cuántos católicos asisten a misa semanalmente? ¿Cuántos participan en la Iglesia local? ¿Cuántos viven como si Cristo existiera, o como si Cristo se encontrara en su prójimo, o con la firme creencia de que la Iglesia es el Cuerpo Místico de Cristo? ¿Cuántos sacerdotes celebran la Sagrada Eucaristía como si fueran realmente alter Christus y, más aún, como si fueran ipse Christus – Cristo mismo? ¿Cuántos creen en la Presencia Real de Jesucristo en la Sagrada Eucaristía?»

«La respuesta es muy pocos. Vivimos como si no necesitáramos la redención a través de la sangre de Cristo«, dijo. »Esa es la realidad práctica para demasiados en la Iglesia».

CRÍTICAS AL SÍNODO DE LA SINODALIDAD

El cardenal también habló críticamente de aspectos del Sínodo en curso sobre la Sinodalidad, un proceso de varios años de escucha y discernimiento iniciado por el Papa Francisco que culmina con una segunda y última asamblea de obispos y otros delegados de todo el mundo en octubre en el Vaticano. En concreto, criticó lo que considera un impulso del Sínodo para dar a los puntos de vista heterodoxos una importancia desmesurada en el proceso.

«Ser católico es más que una identificación cultural; es una profesión de fe. Tiene un contenido particular de fe. Salirse de ese contenido, tanto en la creencia como en la práctica, es salirse de la fe», dijo el cardenal.

«Es un grave peligro considerar legítimas todas las voces», añadió. «Esto llevaría a una cacofonía de voces que equivalen a ruido, que parece ser cada vez más fuerte en estos días. Como dijo el cardenal Ratzinger: ‘Una fe que podemos decidir por nosotros mismos no es fe’».

Ninguno de los partidarios de este cambio de paradigma dentro de la Iglesia «rechaza a Dios de plano, pero tratan la Revelación como algo secundario, o al menos en pie de igualdad con la experiencia y la ciencia moderna», dijo el cardenal.

«Así funciona el ateísmo práctico. No niega a Dios, pero funciona como si Dios no fuera central. Vemos este enfoque no sólo en la teología moral, sino también en la liturgia. Tradiciones sagradas que han servido bien a la Iglesia durante cientos de años se presentan ahora como peligrosas. Tanta atención a lo horizontal desplaza a lo vertical, como si Dios fuera una experiencia y no una realidad ontológica».

LLAMADO A LOS OBISPOS DE EE. UU.

¿Cómo deben responder los católicos fieles a estos desafíos? En primer lugar, el cardenal Sarah hizo un llamamiento a los obispos de Estados Unidos para que hablaran clara y valientemente en defensa de la fe y de la centralidad de Jesucristo.

«Los Estados Unidos no son como Europa. La fe es todavía joven y está madurando. Esta joven vitalidad es un regalo para la Iglesia», dijo.

«Vuestros seminarios han sido reformados en gran medida, los apostolados laicos están insuflando nueva vida a la fe, en las parroquias hay focos de vida, y mi sensación es que vuestro liderazgo episcopal está generalmente comprometido con el Evangelio, la fe en Jesucristo y la preservación de nuestra Sagrada Tradición», observó el cardenal.

«Sin duda hay divisiones y conflictos internos, pero no hay un rechazo generalizado de la fe católica como vemos en muchas partes de Europa y Sudamérica. Mi observación es que hay modelos de fe aquí en Estados Unidos que quizá podrían ser una lección para otros países occidentales.»

El cardenal Sarah señaló cómo la Iglesia en África, «que también es joven», ha dado un «testimonio heroico de la fe» al expresar su oposición a la Fiducia Supplicans, la declaración del Vaticano publicada en diciembre que autorizaba las bendiciones no litúrgicas de parejas del mismo sexo. El cardenal Sarah calificó el documento de «equivocado».

La Iglesia en Estados Unidos también puede ser testigo de la fe, dijo el cardenal Sarah

«Estados Unidos es grande y poderoso política, económica y culturalmente. Con esto viene una gran responsabilidad», subrayó.

«Imagínense lo que podría suceder si Estados Unidos se convirtiera en el hogar de comunidades católicas aún más vibrantes. La fe de Europa está moribunda o muerta. La Iglesia necesita sacar luz de lugares como África y América, donde la fe no está muerta», dijo.

«Si los católicos de este país podéis ser un signo de contradicción para vuestra cultura», concluyó, «el Espíritu Santo hará grandes cosas a través de vosotros».