Inicio Actualidad BUSCABA REFUTAR LA FE CRISTIANA CATÓLICA, PERO SU ENCUENTRO CON JESÚS EUCARISTÍA...

BUSCABA REFUTAR LA FE CRISTIANA CATÓLICA, PERO SU ENCUENTRO CON JESÚS EUCARISTÍA LO TRAJO DEVUELTA A LA VERDADERA FE

515

En un relato íntimo y revelador, D’Antuono describe cómo su comprensión de la Eucaristía como el Cuerpo y la Sangre de Cristo lo llevó a tomar la decisión de regresar a la Iglesia Católica en 2008, desafiando sus propias creencias previas.

Redacción infocatolica.com

Matt D’Antuono ha compartido un valioso testimonio sobre cómo fue su conversión al catolicismo, y cómo la Santa Eucaristía tuvo un rol fundamental en ello.

D’Antuono es profesor de física, moderador de debates sobre Grandes Libros para la Academia Angelicum y asociado de la comunidad de los Frailes de la Renovación. Vive en una granja de pasatiempos en Nueva Jersey con su esposa y nueve hijos. Tiene una licenciatura en física y filosofía, una maestría en educación especial y una maestría en filosofía, y actualmente se encuentra trabajando en un doctorado en filosofía.

Regresó a la Iglesia Católica en 2008. Es autor de A Fool’s Errand: A Brief, Informal Introduction to Philosophy for Young Catholics, The Wiseguy and the Fool y Philosophy Fridays. En YouTube puede encontrarse en DonecRequiescat y su familia en MisterD418. Matt también es un orador católico y miembro de la Organización de Oradores Católicos (CatholicSpeakers.com).

El artículo testimonial de Matt D’Antuono:

En mi intento de refutar el catolicismo, sólo me lo había demostrado a mí mismo. Mi mujer y yo éramos miembros de una iglesia evangélica «aconfesional», y yo trabajaba en un instituto protestante. Sabía que no podría seguir trabajando en la escuela si me unía a la Iglesia Católica. Así que recuerdo que una semana estaba sentado en la iglesia y pensé: «Puedo ser católico en teología y seguir asistiendo a esta iglesia protestante».

Me di cuenta de que no tenía sentido creer en las enseñanzas de la Iglesia Católica y, sin embargo, no asistir a la misa. Si creía que las enseñanzas de la Iglesia eran verdaderas, entonces creía que la Eucaristía era realmente el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. Y si creía eso, ¿por qué iba a permitir que nada me alejara de la Eucaristía?

Ahora soy católico.

Fue la Eucaristía lo que me atrajo a la Iglesia Católica, algo que ninguna apologética, historia, evidencia, Escritura o cualquier otra cosa podría hacer, porque la Eucaristía es algo físico: Cristo en la cruz y resucitando de entre los muertos, atrayendo a todos los hombres hacia sí. La erudición puede convencer al intelecto, pero se necesita una fuerza física para mover un cuerpo físico. La Eucaristía es un objeto concreto que tira incesantemente de todos aquellos que ven la Hostia por lo que realmente es.

Sé que mi historia no es única. Casi todos los conversos protestantes dan testimonio del poder de la Eucaristía en sus historias de conversión. En primer lugar, llegamos a reconocer que habíamos estado leyendo ciertos pasajes de las Escrituras a través de una lente, o simplemente los estábamos ignorando. En particular, las palabras de Cristo en la Última Cena, el capítulo 6 del Evangelio de Juan y algunos pasajes de San Pablo. Luego aprendemos el verdadero significado de esas palabras. Normalmente, a través de la lectura de los Padres de la Iglesia, descubrimos que los cristianos siempre hemos creído en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, y entonces deseamos fervientemente recibirlo.

En otras palabras, experimentamos en nosotros mismos un renacimiento eucarístico. La avalancha de conversos al catolicismo es un renacimiento en sí mismo, y parece que lleva décadas produciéndose.

La Iglesia Católica se encuentra actualmente en un año de avivamiento eucarístico, y me atrevería a decir que nosotros, antiguos protestantes, tenemos alguna idea por experiencia de cómo es un avivamiento, al menos a nivel del corazón. Esto no quiere decir que todos conozcamos necesariamente en toda su profundidad el significado, la belleza, la bondad, la pasión y el amor de la Eucaristía. Creo que puedo afirmar sin temor a equivocarme que parte de nuestro renacimiento consiste en reconocer que nunca podremos conocer plenamente los misterios de la Eucaristía, porque eso sería conocer completamente el corazón de Jesús.

Y el avivamiento no consiste en última instancia en el conocimiento, pero el conocimiento es un lugar donde puede comenzar un avivamiento personal. Los antiguos protestantes fuimos atraídos a la Eucaristía magnéticamente porque llegamos a creer que Jesús estaba realmente presente, pero no sólo porque llegamos a creerlo. Por ejemplo, yo podría haber seguido siendo católico en mi teología y permanecer fuera de la Iglesia, pero ese conocimiento combinado con un deseo sincero de encontrar a Cristo es lo que me atrajo.

Queremos estar cerca de Jesús; queremos estar en su presencia; queremos que se nos muestre; queremos que nos vea; queremos la experiencia concreta de mirarle; queremos participar en su vida divina; queremos adorarle rectamente; queremos ver su amor. Todo eso sería más que suficiente, mucho más de lo que los miembros de una raza caída podrían siquiera atreverse a pedir. Pero entonces, por encima y más allá de nuestras más salvajes esperanzas, Jesús quiere todo esto también para nosotros, y quiere que lo consumamos, que comamos su Carne y bebamos su Sangre.

No todos los antiguos protestantes hemos experimentado de la misma manera este renacimiento eucarístico personal, pero todos lo hemos experimentado de alguna manera. Hemos reconocido que lo que es demasiado bueno para ser verdad, de hecho, lo es, y, habiendo encontrado la perla preciosa, estamos dispuestos a cambiarlo todo, incluso para algunos de nosotros nuestros trabajos, por la Única Cosa: Jesús.