Imprimir esta página

200 MÉDICOS DE AUSTRIA HACEN UN PARALÉ AL MINISTERIO DE SALUD DE ESE PAÍS Y SON AMENAZADOS POR DECIR LA VERDAD

Un total de 200 médicos austriacos firmaron una carta abierta denunciando que las vacunas contra el COVID-19, argumentando que son ineficaces contra el virus y pueden causar numerosos efectos adversos graves.

«La cantidad de efectos secundarios informados de las vacunas COVID-19 solo puede describirse como aterradores», escribió el Dr. Andreas Sönnichsen, exjefe del Departamento de Medicina General y Familiar del Centro de Salud Pública de MedUni Vienna y autor de la carta.

La carta llegó menos de un mes después de que Austria anunciara que la vacunación contra el COVID-19 será obligatoria para todos los ciudadanos, bajo pena de multas o penas de prisión, a partir del próximo año.

Sönnichsen dirigió su carta al Dr. Thomas Szekeres, presidente de la Asociación Médica de Austria, el 14 de diciembre, en respuesta a una declaración escrita del 2 de diciembre por parte de Szekeres que decía que “según los datos disponibles, desde un punto de vista científico, y de acuerdo con las recomendaciones del Panel Nacional de Vacunación, básicamente no hay razón para aconsejar a los pacientes que no se vacunen contra el COVID-19”.

La declaración también amenazó a los médicos que se atreven a advertir al público sobre los efectos secundarios de la vacuna COVID-19 con sanciones disciplinarias.

Sönnichsen consideró que, con esta declaración, Szekeres había «violado los principios básicos de la medicina basada en la evidencia y la libertad de tratamiento».

También lo criticó por haber «amenazado a sus colegas de conciencia con sanciones disciplinarias generales».

Los datos apuntan a la ineficacia de la vacuna

Después de amonestar a Szekeres por su declaración, Sönnichsen argumentó que la vacuna COVID-19 ha demostrado ser ineficaz contra el virus.

«Ahora se ha demostrado científicamente que la protección … pierde importancia estadística después de seis a siete meses a más tardar», dijo, antes de señalar la evidencia científica de que vacunados y no vacunados pueden transmitir la infección por igual.

“El argumento de que la vacunación puede lograr la ‘inmunidad colectiva’ es, por lo tanto, obsoleto, y se desconoce si la vacunación de refuerzo puede lograr una protección más amplia”, agregó.

Sönnichsen continuó argumentando que la protección proporcionada por las vacunas COVID-19 había demostrado ser aún más débil contra la variante delta y que «se desconoce si aún queda algo de protección contra la variante Omicron que se está extendiendo actualmente».

Por último, el médico austriaco argumentó que la protección de la vacuna, si es que existe, solo es relevante para las personas con alto riesgo de contraer una forma grave de COVID-19, como muestran “el 98% de las personas que contraen formas graves de COVID-19 tienen al menos una condición preexistente relevante».

Una cantidad “aterradora” de eventos adversos

Sönnichsen luego pasó a discutir los numerosos informes de eventos adversos de la vacuna, indicando que «la cantidad de efectos secundarios informados de las vacunas COVID-19 solo puede describirse como aterradora».

Luego proporcionó un enlace a la base de datos europea de informes de sospechas de reacciones adversas a medicamentos, que recopila datos sobre los eventos adversos de la vacuna COVID-19 dentro del Espacio Económico Europeo (EEE).

«Hasta ahora se han enviado nueve cartas de advertencia, advirtiendo de efectos secundarios graves e incluso casos de muertes», agregó. «La declaración general de la asociación médica austriaca, de los políticos y los medios de comunicación de que la vacuna es ‘segura’ ha demostrado ser una propaganda acientífica».

Sönnichsen también se refirió a la ética médica, así como a la Declaración de Ginebra según la cual los médicos están “obligados a informar a sus pacientes sobre los numerosos efectos secundarios y riesgos posibles que presenta la vacuna”.

Amenazado con sanciones

Desde la publicación de la carta, Sönnichsen y los 200 signatarios de la carta han sido demonizados y etiquetados como “Corona-Leugner” (negacionistas de COVID) en los principales medios de comunicación austriacos, a pesar de que ni una sola línea de la carta cuestiona la existencia de COVID-19 o de la pandemia de COVID-19.

Es más, en una conferencia de prensa del 16 de diciembre que tuvo lugar poco después de la publicación de la carta, Andreas Huss, presidente de la ÖKG, el fondo de seguro médico público de Austria, amenazó a los firmantes de la carta y a cualquier médico con puntos de vista similares con duras sanciones como como cargos criminales, prohibiéndoles ejercer la medicina, o el retiro de sus contratos de seguro médico.

Huss dijo que tiene «poca comprensión» de los médicos que hablan en contra de las vacunas COVID-19, ya que considera que la vacunación es «la única forma de salir de la pandemia».

En otra conferencia de prensa el día anterior, Sönnichsen contradijo descaradamente esa idea y calificó la campaña de vacunación como el «escándalo médico más grande de la historia».

«¡Después de todo, la muy elogiada vacunación ha fallado!», dijo. “La cuarta ola es una ola de vacunados. Los hospitales y las unidades de cuidados intensivos están abrumadoramente llenos de personas vacunadas”.

Otros médicos también se unieron a Sönnichsen en su condena de Huss.

“Los médicos que contradigan la opinión generalizada se enfrentan a multas de hasta 36.340 euros, la prohibición destructiva de ejercer la medicina y, además, su eliminación del registro de médicos”, lamentó Johann Missliwetz, especialista en medicina forense.

“No seremos intimidados”

A pesar de estas amenazas, Sönnichsen y los 200 firmantes de la carta desafiaron a Szekeres, pidiéndole que se retractara de su declaración del 2 de diciembre o que renunciara, y le aseguraron que “no se dejarán intimidar por usted ni por ningún otro funcionario de salud con una mentalidad similar”.

“Continuaremos refiriéndonos a la Declaración de Ginebra y pidiendo la libertad de tratamiento médico, [y] continuaremos tratando a nuestros pacientes con lo mejor de nuestro conocimiento y de acuerdo con nuestra conciencia”, dijeron, y agregaron que lo que harían “decidir junto con cada paciente individualmente si la vacunación contra COVID-19 es apropiada o no”.

Debido a su postura sobre las vacunas COVID y su incumplimiento de las medidas COVID, Sönnichsen ya ha sido despedido del Departamento de Medicina General y Familiar del Centro de Salud Pública de Viena, según el canal de noticias austriaco ORF.

 
 

Artículos relacionados (por etiqueta)