Domingo, 29 Marzo 2020

LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL "QUERIDA AMAZONÍA" DEL PAPA FRANCISCO SÍ ES MAGISTERIO

El Cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, afirmó en la presentación del texto que «la exhortación apostólica no habla de aprobación del documento final. No habla de eso, habla de presentación pero no de aprobación. Invita a leerlo, dice que no repite y no quiere resaltar, y no cita» el documento final del Sínodo de la Amazonía

Las expectativas en la exhortación apostólica post-sinodal «Querida Amazonia» de un grupo de presión respecto al celibato sacerdotal y la ordenación de diaconisas han sido defraudadas. El Santo Padre no toma en consideración los temas que sí están en el documento final del sínodo. En un intento de reinterpretar la realidad algunos medios de comunicación, o personalidades como el Cardenal Marx aducen que el documento final del Sínodo para la Amazonia tienen valor magisterial.

La cuestión ha sido planteada en la presentación de la exhortación. El Director de la Sala de Prensa del Vaticano, Matteo Bruni, subrayó que la exhortación apostólica postsinodal «Querida Amazonia» del Papa Francisco sí es magisterio, mientras que el documento final del Sínodo Amazónico realizado en octubre de 2019 no lo es.

Walter Sánchez Silva para ACI las palabras de Bruni en la presentación del texto: «La exhortación apostólica es magisterio, el documento final no es magisterio»

«El Sínodo no tenía como tema el celibato aunque ciertamente tuvo su peso. El tema del celibato o del ingreso en el sacerdocio de los diáconos permanentes era en respuesta a una exigencia pastoral de evangelización. El Papa ha recibido esta exigencia y me parece que ha respondido con tres palabras, en particular, que están en el punto 90 de la exhortación». Estas palabras son «oración, generosidad y formación»,

El numeral 90 de la exhortación del Santo Padre señala que la necesidad de tener sacerdotes en la Amazonía «me lleva a exhortar a todos los Obispos, en especial a los de América Latina, no sólo a promover la oración por las vocaciones sacerdotales, sino también a ser más generosos, orientando a los que muestran vocación misionera para que opten por la Amazonia Al mismo tiempo conviene revisar a fondo la estructura y el contenido tanto de la formación inicial como de la formación permanente de los presbíteros, para que adquieran las actitudes y capacidades que requiere el diálogo con las culturas amazónicas. Esta formación debe ser eminentemente pastoral y favorecer el desarrollo de la misericordia sacerdotal».

En la rueda de prensa de hoy, el Cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, afirmó que «la exhortación apostólica no habla de aprobación del documento final. No habla de eso, habla de presentación pero no de aprobación. Invita a leerlo, dice que no repite y no quiere resaltar, y no cita» el documento final del Sínodo de la Amazonía.

«Esto es importante resaltarlo», subrayó el Purpurado.

«No hay una palabra canónica clara de aprobación», continuó el Cardenal Baldisseri y precisó que si bien el documento final «tiene una cierta autoridad moral, no tiene (autoridad) magisterial».

A continuación Bruni recordó que «el Sínodo fue sobre evangelización y hubo algunos asuntos sobre como esto se puede realizar. Al respecto se hicieron algunas propuestas y no todas fueron recogidas en la exhortación apostólica» del Papa.

El Director de la Sala de Prensa resaltó que si bien el Papa reconoce el rol del documento final del Sínodo al punto que «lo presenta oficialmente y nos alienta a leerlo, eso no lo convierte en magisterio. Cualquier cosa en el documento final debe ser leída bajo la lupa de la exhortación apostólica».

«Incluso la aplicación o la implementación solicitada en el punto 4 sobre pastores, es decir sacerdotes, consagrados hombres y mujeres, fieles laicos, incluso esa aplicación debe hacerse a la luz de la misma exhortación», continuó.

El punto 4 de la exhortación apostólica señala: «Dios quiera que toda la Iglesia se deje enriquecer e interpelar por ese trabajo, que los pastores, consagrados, consagradas y fieles laicos de la Amazonia se empeñen en su aplicación, y que pueda inspirar de algún modo a todas las personas de buena voluntad».

Al ser consultado sobre por qué el Papa no se pronunció en la exhortación sobre la posibilidad de ordenar hombres casados, una propuesta de los obispos incluida en el documento final del Sínodo, el Cardenal Baldisseri dijo que «el Santo Padre no ha dicho una palabra sobre ningún número del documento final. Ha dicho que no lo cita y no lo ha citado en este tema».

«Me parece que ha respondido cuáles son los pasos a dar, que son los de exhortar a los obispos a tener vocaciones. En segundo lugar lo de pedir a los obispos generosidad para que envíen sacerdotes misioneros a la Amazonia. Tercero la formación antes, durante y permanente. La formación sacerdotal adaptada a la región, que naturalmente toca el problema de la inculturación. No ha hablado del rito amazónico», continuó el Purpurado.

«Ha hablado de los laicos, para que asumen la responsabilidad en este ámbito y ha extendido un horizonte que vale sobre todo para la Amazonía, y cierra allí», agregó.

Por su parte y al responder a una pregunta sobre la ordenación de hombres casados y las diaconisas, el Cardenal Michael Czerny afirmó que «la mejor manera de entender esto es que es parte de un proceso, de un camino. Por eso se llama Sínodo. Hay un largo camino adelante, así como ya se ha avanzado uno. Entonces los asuntos a los que usted vuelve son asuntos del camino y que el Santo Padre no ha resuelto de una forma distinta a la que ya ha dicho en la exhortación».

«Si hay asuntos que usted cree que están abiertos o que la Iglesia cree que están abiertos, ellos seguirán siendo debatidos, discernidos, se rezará y cuando estén maduros se presentará a la autoridad competente para tomar una decisión», prosiguió.

«Si usted está buscando una especie de cierre para su artículo como una declaración fuerte, temo decirle que no hay ese tipo de cierre», concluyó el Cardenal.