Jueves, 28 Mayo 2020

LA OEA CONFIRMA QUE HUBO FRAUDE ELECTORAL EN BOLIVIA

El informe final de la OEA confirma 12 "acciones deliberadas" para manipular el resultado electoral

Según el documento, "a partir de la abrumadora evidencia encontrada, lo que sí es posible afirmar es que ha habido una serie de operaciones dolosas encaminadas a alterar la voluntad expresada en las urnas"

La Organización de Estados Americanos (OEA) ha publicado esta noche el informe definitivo del fraude electoral en Bolivia, donde confirma una docena de "acciones deliberadas" para manipular el resultado con un objetivo: la reelección de Evo Morales hasta 2025 sin necesidad de una segunda vuelta. "El análisis estadístico realizado revela que la victoria de Morales fue estadísticamente improbable y que su proclamación se dio por un aumento masivo e inexplicable de los votos del Movimiento Al Socialismo (MAS) en el 5% final del cómputo", puntualiza el informe.

El "apagón" electoral durante la noche del 20 de octubre dio paso a la "manipulación dolosa" de los comicios, según ha comprobado el equipo de auditores. Entre la "abrumadora evidencia encontrada" destacan las alteraciones en el llenado de actas de escrutinio y cómputo. En una muestra revisada de 86 centros de votación, la adulteración de los votos elevó hasta el 91% los apoyos del Movimiento Al Socialismo (MAS). También se quemaron actas (el número es incierto) y más de 13.000 listas de electores habilitados, "lo cual no permite contrastar la información consignada", señala el informe.

La sofisticación fue mucho mayor a nivel tecnológico: desde la introducción de servidores no previstos hasta el uso de una base de datos en un servidor oculto, algo "extremadamente grave y que merece una investigación especial en una ulterior judicialización".

También se evadieron intencionalmente los controles de la empresa auditora y "se redirigió el tráfico hacia una red que estaba fuera del control del personal del Tribunal Supremo Electoral". Los técnicos de la OEA consideran clave la creación de un esquema tecnológico paralelo, "que permitía la manipulación de datos, suplantación de actas o cualquier maniobra, facilitado por la volatilidad de la evidencia digital".

El análisis de la OEA "comprueba claramente el fraude", ratificó Jeanine Áñez, presidenta provisional, cuyo gobierno ha iniciado junto al Parlamento el proceso de unas nuevas elecciones en 2020 tras anular las del 20-O. "Devastador informe de la OEA sobre el colosal fraude de Evo. La tiranía acabó y nuestra democracia ahora resucita", clamó en las redes el expresidente Jorge Quiroga, nombrado delegado especial del gobierno interino para denunciar ante el mundo las violaciones de derechos humanos en Bolivia.

Junto a las manipulaciones señaladas se evidenció "la parcialidad de la autoridad electoral, ya que los vocales del TSE (varios de ellos están encarcelados) permitieron que se velara el flujo de información hacia servidores externos, destruyendo toda confianza en el proceso electoral".

Superado el 80% del conteo rápido, la diferencia entre los candidatos Morales y Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana, obligaba a un balotaje (segunda vuelta) 45 días más tarde. El famoso "apagón" paralizó el conteo durante 23 horas y cuando se retomó la ventaja de Evo había crecido lo suficiente para proclamarse presidente.

La publicación de la OEA responde frontalmente la última maniobra de Evo y sus aliados, que esgrimieron el informe de un grupo de expertos amigos que negaban la existencia del fraude.

"Evo volverá hecho pueblo, hecho millones", afirmó esta noche desde Caracas Nicolás Maduro, principal socio continental de Evo. "Ellos no saben es que se está cocinando en el pueblo de Bolivia la vuelta, el regreso... En América Latina ha comenzado una nueva ola de liberación de los pueblos contra la que no podrá el imperialismo ni con golpes de Estado ni con persecución", concluyó el líder bolivariano.