Domingo, 24 Mayo 2020

SOSPECHAS Y DUDAS O INVENTO DEL PERIODISMO EN RELACIÓN AL ASESINATO DE UN INVESTIGADOR QUE SUPUESTAMENTE ESTABA POR HALLAR UNA CURA PARA EL COVID-19

Las teorías de la conspiración sobre el coronavirus están a la orden del día, y con el asesinato de Bing Liu, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, cobrarán todavía más fuerza, y es que, de acuerdo con los colegas de este hombre, “tenía avances significativos” sobre la forma en que se desarrolla el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, causante del Covid-19, lo que podría llevar a encontrar una vacuna.

Desafortunadamente, Bing Liu fue encontrado en su casa con disparos en la cabeza y el cuello, lo que conmocionó a la comunidad científica. Además, a poco más de un kilómetro de distancia se encontró el cadáver de un hombre identificado como Hao Gu, de 46 años de edad, y la policía informó que se trata del asesino del científico, quien luego de cometer el crimen terminó por suicidarse en su auto.

Por el momento se desconoce el móvil del asesinato, pero como era de esperarse las especulaciones han surgido, sobre todo por el trabajo que este hombre realizaba para dar con la cura de la enfermedad que mantiene al mundo en cuarentena, y que algunos aseguran se trata de un virus creado en laboratorio para causar la pandemia a nivel global a propósito.

Bing estaba a punto de hacer hallazgos muy significativos para comprender los mecanismos celulares que subyacen a la infección por SARS-CoV-2 y la base celular de las siguientes complicaciones.

—Compañeros de trabajo de Bing

A través de un comunicado, la universidad manifestó su pesar por lo sucedido y destacó lo valioso del trabajo del investigador, quien tenía un posgrado en ciencias computacionales por la Universidad Nacional de Singapur, además de haber trabajado como becario postdoctoral en la Universidad Carnegie Mellon, para después convertirse en investigador asociado en la Universidad de Pittsburgh.

Además de expresar sus condolencias a familiares, amigos y colegas, las autoridades universitarias aseguraron que para honrar la memoria de Bing continuarán con sus investigaciones sobre el coronavirus, y quién sabe, tal vez logren encontrar la ansiada vacuna.