Martes, 02 Junio 2020

MÁS TERRIBLE QUE EL CORONAVIRUS ES LO QUE EL GOBIERNO CHINO LE HACE A LOS CRISTIANOS Y QUE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN HASTA AHORA NO MENCIONAN

SE HACE UN SILENCIO TOTAL Y MUY POCAS VOCES ALZAN SU VOZ PARA CRITICAR LA INTOLERANCIA RELIGIOSA HACIA LOS CRISTIANOS DE PARTE DEL GOBIERNO COMUNISTA DE CHINA

Para el 16 de enero, más de diez iglesias católicas habían sido clausuradas en la ciudad a nivel de condado de Fu’an, administrada por la ciudad de Ningde en la provincia suroriental de Fujian. Todas ellas se habían negado a registrarse en la Asociación Patriótica Católica China (APCC) y pertenecían a la diócesis de Mindong, la cual forma parte de la arquidiócesis de Fuzhou, donde numerosas iglesias habían sido clausuradas durante el transcurso del año pasado.

Tras la firma del Acuerdo entre el Vaticano y China del 2018, la situación de los objetores de conciencia católicos que se niegan a registrarse continúa deteriorándose en todo el país: los miembros del clero y los creyentes son frecuentemente acosados y perseguidos y las iglesias son clausuradas o demolidas.

A fines de octubre, el Gobierno demolió una residencia para monjas que se hallaba emplazada en la diócesis de Mindong, utilizando el pretexto de que se trataba de una «construcción ilegal». Se derribó el techo del edificio, se rompieron las ventanas y los pisos, y se cortó el suministro de energía y agua.

«El Gobierno es astuto. Temiendo ser nuevamente criticado por la comunidad internacional, disfrazó la persecución como si se tratara de la demolición de un edificio ilegal para que nadie la asociara con sus campañas de persecución religiosa», afirmó un católico procedente de Fu’an.

Según un infiltrado en el Gobierno procedente de la provincia norteña de Hebei, las autoridades están intensificando las medidas represivas contra los lugares de culto que se niegan a registrarse en la APCC. A los sacerdotes de esas iglesias no se les permite realizar actividades religiosas y sus iglesias rebeldes finalmente serán clausuradas.

El pasado mes de junio, el Gobierno de la ciudad a nivel de condado de Anguo, administrada por la ciudad de Baoding en Hebei, selló por la fuerza la iglesia católica de Nanma. Los miembros de la congregación solo podían reunirse al aire libre. Casi al mismo tiempo, numerosas iglesias católicas no registradas emplazadas en la aldea de Taihe de Baoding y en la aldea de Dongzhao de la diócesis de Zhengding fueron despojadas de todos sus objetos religiosos.