Martes, 02 Junio 2020

LOS ARCHIVOS APOSTÓLICOS VATICANOS Y OTROS ARCHIVOS DE LA SANTA SEDE SOBRE LOS DOCUMENTOS DEL PONTIFICADO DE PIO XII SE ABREN PARA SU CONSULTA

Ya se pueden consultar todos los documentos del pontificado de Pío XII

Desde ayer los Archivos apostólicos vaticanos y otros archivos de la Santa Sede se abren para la consulta de los documentos del pontificado de Pío XII (1939-1958).

Es un acontecimiento de importancia mundial para los estudiosos en general y los historiadores en particular, ya que el pontificado del Papa Eugenio Pacelli abarca los años de la Segunda Guerra Mundial y los que le siguieron de la «amenaza» comunista.

En particular, cabe esperar que se preste especial atención a la relación que la Iglesia Católica tenía con los regímenes nazi y fascista, especialmente la controvertida cuestión del «silencio» de Pío XII sobre el Holocausto.

En el tema hay dos lados opuestos. Por un lado, los que afirman que el Papa Pacelli hizo todo lo posible para salvar la vida de los judíos, por otro lado, los que afirman que debería haber condenado públicamente la persecución y los que la llevaron a cabo.

A este respecto, se acusa al entonces Cardenal Pacelli, que había llegado a ser Secretario de Estado, de haber firmado el 20 de julio de 1933 el concordato con una Alemania en la que Hitler había llegado al poder sólo unos meses antes (30 de enero de 1933) y que, por lo tanto, era una especie de reconocimiento del nazismo.

Desde el punto de vista del Vaticano, en cambio, ese acuerdo devolvió a la Iglesia y a los católicos alemanes los derechos que habían sido suprimidos por Alemania en la época del Primer Concilio Vaticano.

Además, su elección al trono papal el 2 de marzo de 1939 fue comentada de forma decididamente negativa por la prensa nazi alemana o cercana al régimen.

Ese mismo año, pocos días antes de la invasión de Polonia, dio el inicio de la Segunda Guerra Mundial (1 de septiembre de 1939) un mensaje suyo de radio en el que instaba a no recurrir a las armas, afirmando que «Nada se pierde con la paz; todo puede perderse con la guerra».

A propósito del cual es singular lo que sucedió con respecto a los «silencios» de Pío XII sobre el Holocausto.

Durante la guerra y en los años inmediatamente posteriores, personalidades de todos los medios judíos expresaron en público y en privado su gratitud por lo que la Santa Sede estaba haciendo o había hecho en favor de los judíos. Se va desde Albert Einstein a Alex Easterman, el representante británico del Congreso mundial judío, desde el gran rabino de Jerusalén Isaac Erzog al futuro Primer Ministro israelí Chiam Weiwmann, desde el rabino jefe de Roma, Israel Zolli al Secretario general del Congreso mundial judío, Leon Kubowitzky. Y el 10 de octubre de 1958, a la muerte de Pío XII, Golda Meir, ministra de relaciones exteriores de Israel, dijo: «Durante la década del terror nazi, nuestro pueblo sufrió un terrible martirio. La voz del Papa se alzó para condenar a los perseguidores e invocar la compasión por las víctimas».

Las pocas voces discordantes se reunieron en 1963 en torno a la obra del dramaturgo alemán Rolf Hochhuth «Der Stellvertetrer», (El Vicario), quien acusó a Pío XII de complicidad con el nazismo en el exterminio de los judíos.

Desde entonces, los «silencios» del Papa Pacelli se han convertido en un tema de discusión.

Sólo unos pocos recuerdan que el 20 de julio de 1942, los obispos holandeses publicaron una carta pastoral condenando abiertamente las deportaciones nazis de los judíos. Los nazis respondieron a la protesta enviando a 40.000 católicos de origen judío a campos de concentración. Entre ellos la futura Santa Edith Stein.

Por lo tanto, a partir de hoy se pueden encontrar documentos y notas que son fruto de más de catorce años de trabajo y que comprenden, además del Archivo vaticano, el Archivo histórico de la Sección de relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado, el Archivo de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Archivo Histórico de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos (de Propaganda Fide), el Archivo Histórico de la Congregación para las Iglesias Orientales, el Archivo de la Penitenciaría Apostólica y el Archivo Histórico General de la Fábrica de S. Pietro.

Para dar una idea de la inmensidad de la documentación puesta a disposición, en el Archivo vaticano estarán disponibles para su consulta 73 archivos de representaciones pontificias, 15 series de la Secretaría de Estado, 21 fondos de Congregaciones Romanas y de oficinas curiales y palatinas, 3 del Estado de la Ciudad del Vaticano y otros 8 fondos. En total, por lo tanto, 120 fondos y series, para un complejo de unas 20.000 unidades de archivo. Sólo una de estas series, sin duda la más extensa, la de los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, incluye casi 5.000 cajas que han sido reordenadas, numeradas y descritas por un grupo de 15 archiveros que han elaborado un inventario de unas 15.000 páginas que pueden ser consultadas digitalmente, reflejando veinte años de vida de la Iglesia y la sociedad.