Noticias

TODOS LOS GOBERNADORES DE RÍO DE JANEIRO ACABAN EN PRISIÓN

Todos a la cárcel: por qué los Gobernadores de Río de Janeiro siempre acaban en prisión

La semana pasada ingresaron en prisión Anthony Garotinho y su esposa. Con ellos, pasan a estar entre rejas todos los responsables de ese estado en los últimos 20 años

Foto: Sérgio Cabral, ex Gobernador de Río, en un acto político y en la ficha policial de su detención (Montaje: C. Castellón)
Desde la pasada semana, todos los políticos que han gobernado el Estado de Río de Janeiro en los últimos 20 años están entre rejas. La corrupción y las subtramas de la operación Lavajato, que investiga el desvío de fondos públicos de la petrolera estatal Petrobras, han llevado a una situación tan insólita como inédita. Todos estos políticos están recluidos en la misma prisión, en el barrio de Benfica, en la zona norte de Río.

Son concretamente los exgovernadores de Río Sérgio Cabral y Anthony Garotinho; Rosinha Matheus Garotinho, esposa de Anthony Garotinho y también exgobernadora de Río; Andriana Ancelmo, mujer de Cabral; Jorge Picciani, presidente de la Asamblea Parlamentaria de Río, y su hijo el empresario Felipe Picciani; además de los diputados Edson Albertassi y Paulo Melo, y de otros destacados políticos y empresarios. La mayoría de ellos pertenecen al PMDB (Partido del Movimiento Democrático Brasileño), el partido que ha llevado a la ciudad olímpica a la quiebra financiera y a la ruina económica por sus tramas de corrupción que han literalmente vaciado los cofres públicos.

Su prisión es tan llamativa como inesperada en un país en el que los políticos están acostumbrados a creerse por encima del bien y del mal, y a infringir la ley impunemente. Su capacidad de acumulación de bienes robados al erario público va mucho más allá del imaginable. Los jueces a cargo de la investigación han determinado que estos políticos saquearon literalmente las arcas públicas hasta el punto de dejar a policías, médicos y funcionarios públicos sin sueldo porque no hay más fondos para pagarles.

“Las prisiones de diputados y exgovernadores está impactando en las emociones de toda la población del Estado de Río de Janeiro. La noticia de los muchos millones desviados repercute de manera avasalladora en una población que tiene dificultad para encontrar 7,20 reales (1,8 euros) por día para ir y volver del trabajo o de la búsqueda de trabajo. La indignación, el descrédito y la desesperanza con respecto a los políticos como un todo es generalizada”, asegura el sociólogo y profesor universitario Paulo Baía.

Esta semana, el exgobernador Anthony Garotinho ha sido trasladado a una cárcel de máxima seguridad, en la que permanece aislado, tras haberse autolesionado y haber denunciado falsas agresiones. El resto de la cúpula del partido que decidió el destino de la ciudad más turística de Brasil durante dos décadas permanece en el presidio de Benfica, en condiciones muy diferentes de las de los presos comunes.
Un reciente reportaje de TV Globo ha revelado que estos presos VIP gozaban de un tratamiento de favor que incluye comidas de lujo, la posibilidad de guardar sumas de dinero en metálico en la celda y de circular libremente por los pasillos de la cárcel. Por el contrario, los presos corrientes están retenidos en celdas abarrotadas y con las rejas debidamente cerradas.
Publicado en: Corrupcion
Fecha: 2017-12-02