Noticias

LOS EFECTOS DE LAS PRUEBAS NUCLEARES AFECTAN A SERES VIVIENTES DE LAS ZONAS

En el sitio de pruebas nucleares de Corea del Norte "nacen bebés con deformidades"



Un grupo de desertores denuncia las escalofriantes consecuencias de la radiación, que arrasa con la flora y causa la extinción de especies locales.


Bebés con malformaciones, pozos que se han secado y vegetación muerta. Esas son algunas de las consecuencias de la contaminación radiactiva en la zona de pruebas nucleares de Corea del Norte que denuncia un grupo de desertores norcoreanos, según recoge el diario surcoreano 'Chosun Ilbo'.

Se trata de las instalaciones militares de Punggye-ri, en el condado norcoreano de Kilju, donde el Ejército de ese país asiático detonó cinco bombas, incluyendo la última y más potente, durante sus ensayos nucleares.

Los testimonios provienen de un grupo de 21 antiguos residentes de la región que han escapado de Corea del Norte. Cerca del 80% de los árboles plantados en esa zona han muerto, mientras que algunas especies de peces y de hongos se han extinguido desde la primera prueba, ocurrida en 2006. Asimismo, todos los pozos de agua se han secado tras el último ensayo nuclear de este septiembre, cuentan algunos de los desertores.

Deformidades físicas

"He escuchado por parte de un pariente de Kilju que los bebés nacidos en los hospitales locales presentan deformidades", sostiene otro de los integrantes de este grupo.

Según el testimonio de un exresidente local que afirma haber presenciado dos pruebas nucleares en 2006 y en 2009, solo los familiares de militares son evacuados hacia refugios subterráneos durante los ensayos, mientras que el resto de la población no recibe ningún tipo de advertencia por parte de las autoridades.

Prohibido salir

Los habitantes locales tienen problemas al intentar viajar a otras partes del país. Desde la útlima prueba nuclear, las autoridades han negado la entrada a la capital a pacientes que tenían citas en un hospital de Pionyang, sostiene un testigo.

Además, todos los pasajeros que parten de Kilju son minuciosamente revisados para impedir que puedan transportar muestras de suelo, agua y vegetación locales. Aquellas personas que viajan con algunos de estos materiales prohibidos "son arrestadas y enviadas a campos para prisioneros", afirma otro de los desertores.

Publicado en: Derechos Humanos
Fecha: 2017-11-10