Noticias

LOS DESLICES DEL PRESIDENTE LO SEÑALA GARCÍA MIRÓ ELGUERA

INACEPTABLE LIGEREZA DEL PRESIDENTE

Resultado de imagen para luis garcia miró

Por Luis Garcia Miró Elguera

La opinión pública está cabreada. Porque, por enésima vez, el presidente Kuczynski se ha permitido insinuar –elípticamente, como suele hacerlo– la posible excarcelación del expresidente Alberto Fujimori. Ante los asistentes al XVIII Foro Iberoamérica, PPK sostuvo lo siguiente: “Fujimori nos hizo entrar a APEC y ahora está en la cárcel. Está enfermo y vamos a ver, pues, qué hacemos. Y eso será noticia en algún momento, porque no podemos seguir siempre en lo mismo. Tiene que haber un cambio. Hay que romper esquemas, buscar nuevas ideas.”

 Bueno. La terquedad del presidente Kuczynski es apabullante. Se le dijo, se le insinuó, se le advirtió, se le volvió a apercibir. Pero el presidente Kuczynski, ni caso. Sigue muy firme en su convencimiento de que el jingle ¡Fujimori libertad! le dará réditos políticos. Cuando en realidad tirios y troyanos se indignan cada vez que manosea el monotema. PPK ha conseguido que los opositores de Fujimori –los progre caviar– tengan tiempo y argumentos más que suficientes para elaborar una pieza de ataque, primero que nada, contra el propio régimen Kuczynski. Y en simultáneo, ha cosechado crisparle los ánimos a los propios fujimoristas con el uso y abuso del eslogan ¡Yo liberaré a Fujimori!

Sin embargo la intervención del mandatario Pedro Pablo Kuczynski en el mencionado foro internacional no se limitó a exponer un tema absolutamente doméstico, irrelevante para un auditorio extraño, como es poner en evidencia sus dudas y murmuraciones en torno a un asunto como el indulto presidencial que, por lo demás, es una facultad de índole constitucional cuyas causas y efectos competen en solitario a los peruanos.

El presidente Kuczynski también ventiló ante un público ajeno otro tema espinoso. En efecto, como si hablase ante una concurrencia local, se despachó de manera más que esperpéntica al criticar temerariamente la actuación de la Justicia peruana en relación con la coyuntura de los reos Alejandro Toledo y Ollanta Humala. Es decir, Kuczynski no tuvo el menor reparo en dejar en evidencia que en el Perú no se respeta el Estado de Derecho. Y tamaña acusación se ha permitido formularla ante una audiencia foránea.

Leamos lo que dijo Kuczynski en Buenos Aires ante el Foro Iberoamérica: “Yo le decía a mi colega Lenín Moreno (presidente de Ecuador), que vino al Perú para un gabinete regional: ´Oye, esta profesión de presidente del Perú es bien peligrosa, ¿no? Tenemos un presidente que está en la cárcel (Alberto Fujimori). MI antecesor inmediato (Ollanta Humala) está en la cárcel y su esposa también; no hay un proceso contra ellos. Es preocupante, ¿no? Debería haber un debido proceso.´” Ahí no quedó la cosa. Porque PPK dijo, además, que “Toledo es alguien perseguido por un sheriff”. ¿Qué cosa es esto? ¿Acaso Toledo y Humala no están encausados judicialmente por graves delitos, cuya falta de penalización alienta precisamente aquella terrible práctica –la lacra de la corrupción– que a su vez exacerba a toda nuestra sociedad hacia una peligrosa deriva de violencia contra la clase dirigente y, en general, contra el establishment centrista? ¿Qué estará tramando Kuczynski?

Publicado en: Artículos
Fecha: 2017-11-08