Imprimir esta página

MIENTRAS QUE HAY GOBERNANTES QUE PONEN SU CONFIANZA Y ESPERANZA EN LA VACUNA CONTRA EL COVID-19, EL PRESIDENTE DE TANZANIA LA PONE SOLO EN DIOS

Tanzania, país ubicado en África oriental, no adquirió la vacuna contra la COVID-19. Esto, ya que su presidente, John Magufuli, declaró a su país libre del coronavirus, luego de realizar una campaña nacional de oración que duró tres días. Además, el mandatario ha mencionado que el país “no cree en la pandemia”
 

Como otros países, Tanzania no impuso una cuarentena obligatoria por la pandemia, pero si mantuvo abiertas las escuelas, permitió los eventos deportivos y reuniones religiosas, lo que generó el desamparo de la población ante el SARS-CoV-2.

Asimismo, el Gobierno no realiza el conteo de infectados y fallecidos por la COVID-19 y dejó de hacer las pruebas PCR. El presidente tanzano señaló que no lo hacen para que la gente deje de vivir con miedo y confíe en Dios.

Tanzania, de 55 millones de habitantes, no tiene previsto adquirir vacunas a través del mecanismo COVAX (una iniciativa de la OMS destinada a lograr un acceso equitativo a las vacunas contra la COVID-19) ni de ningún otro mecanismo.